Unos manifestantes le arruinan a Aguirre su paseo en bici por el Retiro

0
153

F. Mollá.- La presidenta regional tenía previsto participar este miércoles en un paseo en bicicleta por el parque del Retiro, que tuvo que ser suspendido por la presencia de unas 400 trabajadoras del Servicio de Ayuda a Domicilio que han comenzado una huelga indefinida. Los ‘populares’ no tienen “por qué soportar cómo estas personas nos insultan, nos intentan agredir, nos pitan o incluso nos tiran huevos, que parece que es el recibimiento que nos tienen preparado”, aseguraba Granados para quien el sindicato CCOO está detrás de la protesta.

El consejero lamentó que “haya partidos que no sean capaces de entender que hay que respetar la voluntad de los madrileños” y espera que “esto no se vuelva a repetir en las pocas horas que quedan de campaña electoral”. Esto ocurre, ha continuado, un día después de que el movimiento ‘Democracia Real Ya’ tomara la Puerta del Sol, lo que Granados ha calificado como un intento también de “manipular por parte de la izquierda, que como ve que no puede ganar las elecciones, intenta descalificar el sistema en su conjunto”, para desanimar a los madrileños de ir a votar.

Al no acudir Esperanza Aguirre, las trabajadoras de Ayuda a Domicilio se han dirigido a la Casa de Vacas del Retiro, donde han reventado un acto de Nuevas Generaciones del PP con una sonora pitada. La protesta fue pacífica, aunque ensordecedora, y los agentes que se interpusieron entre las trabajadoras y menos de un centenar de seguidores del Nuevas Generaciones no tuvieron que intervenir en ningún momento.

El diputado ‘popular’ en la Asamblea y asesor de Aguirre, David Erguido, que a duras penas intentaba hacerse oír por los altavoces, dio la “bienvenida” a las trabajadoras porque, dijo, “la calle es de todos” y el PP “no le impide a nadie la libertad de expresión”. Sin embargo, ha preguntado “por qué protestan a la Comunidad de Madrid y no a las empresas” que las contrataron y ha acusado a los sindicatos de “manipular a las trabajadoras a cuatro días de las elecciones”.

Las trabajadoras protestan por el estancamiento, desde hace más de un año, de la negociación de su convenio colectivo que afecta a unos 10.000 empleados en toda la región, y denuncian la intención de la patronal Asemad de congelar sus salarios y exigir total disponibilidad.

Compartir

Deja un comentario