El polémico solar de Pilar de Zaragoza 59 vuelve al pleno de la Junta

0
612

C. Linares.- Cuatro años después y una querella mediante, que ganó el exconcejal del distrito de Salamanca, Íñigo Henríquez de Luna, continúa sin resolverse el problema de la finca del número 59 de la calle del Pilar de Zaragoza. De Luna defendió que “no tenía ningún sentido que un edifico de esas condiciones no se retranqueara (remeter el muro de fachada en la planta o plantas superiores de un edificio)”, en contra de los intereses de una empresa constructora.

El solar sito en el número 59 de Pilar de Zaragoza – GM

Ahora, dos meses después de que la Justicia le diera la razón, el asunto permanece en el aire, y el grupo municipal del PSOE en el distrito de Salamanca ha pedido al área correspondiente del Ayuntamiento para proceda al deslinde y retranqueo del solar o, en su defecto, si fuese más operativo, se inicie un expediente de expropiación de dicho solar.

Los hechos se remontan a una querella de la inmobiliaria Promatol, SL, que en marzo de 2007 adquirió esta finca para construir un edificio de viviendas. El mismo día de la adquisición, esta empresa solicitó la licencia de obras en la junta municipal del distrito y en abril se inició la tramitación.

Fernando Martínez Vidal (i) e Íñigo Henríquez de Luna (d) – G. Bravo

En diciembre de ese año se habían emitido todos los informes técnicos favorables a la concesión de la licencia y en enero de 2008 se emitieron por la junta municipal diversas liquidaciones de tasas que Promatol abonó. En febrero de 2008, se exigió a Promatol la constitución de fianza y depósito para la correcta ejecución de las obras.

publicidad

En la página web del Ayuntamiento de Madrid -en el portal sectorial de urbanismo e infraestructuras-, al consultar el estado de las licencias apareció una última actualización realizada el 25 de febrero de 2008 en la que decía: “Concejal presidente de la Junta de distrito: conceder”. Pero De Luna no firmó el decreto “a pesar de contar con todos los informes técnicos favorables a la concesión y a pesar de haberse liquidado las tasas y haberse constituido las fianzas”.

Cuando el asunto llegó al pleno de la Junta Municipal del Distrito de Salamanca, en el Centro Cultural Buenavista del barrio de Guindalera, -el mismo en el que se encuentra la finca en cuestión-, De Luna explicó que lo hacía por el bien del distrito. Fue el 30 de junio de 2009. Preguntado por el entonces concejal socialista, hoy ya fuera de la agrupación y columnista de Zonaretiro.com, Alejandro Inurrieta, dijo: “Me arriesgo por defender a los vecinos”.

“He intentado defender un urbanismo razonable. No tiene ningún sentido que los vecinos de una calle vean cómo el Ayuntamiento da decisiones radicalmente distintas a las mismas situaciones. A idénticos solares en una misma calle el resultado urbanístico y las posibilidades de construcciones de esas edificaciones tienen que ser similares”, ha dicho. “No pueden ser radicalmente contrarias”.

“El barrio de La Guindalera tiene calles estrechas pequeñas y angostas y ese retranqueo permite haber conseguido unas aceras más razonables para que los vecinos puedan tener una mayor calidad de vida”, ha concluido.

— · —


View larger map
Compartir

Deja un comentario