González se aleja de Botella: “Soy partidario de dar libertad a la gente”

0
132

L. Torres.- Apenas 24 horas después de conocerse el borrador de la borrador de la Ordenanza de Convivencia Ciudadana en el Espacio Público del Ayuntamiento de Madrid, hecho público este martes 8 de octubre de 2013, el presidente de la Comunidad, Ignacio González, se ha desmarcado de las medidas impulsadas por la alcaldesa Ana Botella, que incluyen multas por pedir limosna, entre otros polémicos asuntos. Y se ha mostrado contrario al casting que Botella quiere hacer a los músicos callejeros.

Ignacio González, este miércoles 9 de octubre de 2013.
Ignacio González, este miércoles 9 de octubre de 2013.

“No me he leído la ordenanza, pero de entrada yo soy más partidario de dar libertad a la gente para que pueda hacer lo que quiera, siempre dentro de un orden y un respeto a lo demás. Lo digo por esta ordenanza, pero también por el tema de la música callejera que, al parecer, también quiere regular”, ha dicho este miércoles día 9 a los periodistas convocados con motivo de la presentación del Campeonato de España de Tenis en Silla por Comunidades Autónomas.

De aprobarse la ordenanza, tirar una colilla al suelo en 2014 estará multado con hasta 750 euros, como hacer acrobacias con la bicicleta, pisar o tumbarse sobre un banco, escupir, tirar cosas al suelo, beber alcohol en la vía publica, soltar a perros en lugares no permitidos, subirse a las fuentes, pedir limosna a la puerta de un centro comercial u hospital, vender pañuelos de papel en los semáforos o cobrar por ayudar a aparcar a los vecinos.

La cuantía subirá hasta los 1.500 euros si se utilizan elementos urbanos para montar en monopatín o sobre patines, si se orina en la calle, si no se recoge la caca de la mascota, si se lleva a un perro de raza peligrosa sin cadena y sin bozal, si se conduce de manera temeraria y para castigar los comportamientos discriminatorios o de acoso y la mendicidad. Ofrecerse a limpiar parabrisas en un semáforo, solicitar los servicios de una prostituta cerca de colegios o centros comerciales y los juegos o apuestas con dinero también se incluyen en este aparatado.

Y las multas serán de hasta 3.000 euros en el caso de colocar macetas de forma peligrosa en las ventanas, practicar sexo en la vía pública y en los casos de xenofobia y homofobia. También se castigará con hasta 3.000 euros el uso de menores y disminuidos para ejercer la mendicidad.

Con la música a otra parte

Y, con respecto al examen que se hará a los músicos que tocan en las calles del centro de Madrid, deberán pasar un casting promovido por el Ayuntamiento de Madrid, cuyas bases saldrán publicadas próximamente en el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid (BOAM).

Los músicos que quieran seguir tocando en el centro deberán solicitarlo a lo largo de este mes de octubre y superar la denominada ”prueba de idoneidad” (una audición) que tendrá lugar a mediados de noviembre y que les permitirá obtener la preceptiva autorización municipal.

Para Navidades, los que quieran tocar en las calles de Centro y hayan demostrado sus condiciones podrán hacerlo con sus correspondientes autorizaciones.

Compartir

Deja un comentario