Gallardón suelta lastre: “En ningún caso seré otra vez candidato a alcalde”

1
129

F. Mollá.- El alcalde de Madrid y número 4 de la lista del PP al Congreso en las elecciones de este domingo, Alberto Ruiz-Gallardón, ha avanzado este jueves que no será candidato a la Alcaldía en las elecciones municipales de 2015. Y ha dicho más, Gallardón ha reconocido que le gustaría que su sucesora fuese Ana Botella.

En una entrevista en TVE, el primer edil ha afirmado que “en ningún caso” será candidato a la Alcaldía de la capital dentro de tres años, en la próxima cita municipal. “Me encantaría que entonces fuese Ana Botella (la candidata), aunque falta mucho tiempo”, ha apostillado a renglón seguido.

Además, ha alabado a su actual teniente de alcalde y delegada de Medio Ambiente y Movilidad, de quien ha dicho que sería “una magnífica alcaldesa, presidenta de comunidad o ministra porque tiene capacidad para ejercer cualquier puesto de responsabilidad”. Con respecto a su posible salida del Consistorio madrileño para formar parte de un hipotético gobierno si el PP gana las elecciones generales de este domingo, Gallardón ha reiterado una vez más que el presidente de su partido, Mariano Rajoy, sólo le ha convocado para ser diputado en el Congreso de los Diputados.

publicidad

“No hemos tenido ninguna conversación en absoluto sobre nada distinto o que se refiera al próximo gobierno, y que será responsabilidad exclusiva de la persona a la que los españoles encomienden el gobierno el domingo”, ha zanjado.

Una carrera de 17 años

Su inclusión como número cuatro en la lista del PP al Congreso por Madrid a cinco semanas de las elecciones generales, adelantada oficialmente por su partido, implicaba la recuperación para la política española de quien ha sido visto con recelo por un sector de su partido y se ha reconocido a sí mismo como un “verso suelto” dentro del PP.

Su, para muchos, ambición no disimulada por llegar a lo más alto y su tendencia durante largos años a presumir de las diferencias ideológicas más que a apoyarse en las coincidencias con sus compañeros de partido le han acarreado no pocos adversarios en el PP, especialmente en el PP de Madrid.

Ambas circunstancias explotaron primero en 2004, cuando su “mano derecha”, Manuel Cobo, quiso disputar la Presidencia del PP de Madrid a la recién elegida presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, en la que fue la primera crisis interna que afrontaba Mariano Rajoy como líder del PP.

La segunda ocasión se produjo en enero de 2008, cuando el propio Rajoy tuvo que dejar a Gallardón fuera de las listas del Congreso, para las que se había ofrecido públicamente, ante la presión de Aguirre para formar parte también en ese caso de la candidatura de Madrid, lo que implicaba su renuncia a la presidencia regional y un riesgo innecesario de perder las elecciones autonómicas.

Gallardón se confesó aquel 16 de enero “triste”, “abatido” y “derrotado” y anunció que abriría, tras las elecciones generales del 9 de marzo, un “periodo de reflexión personal y compartida” con las personas que le habían acompañado en los últimos años sobre si abandonaba o no la política.

Aquella reflexión acabó por mantenerle al frente del Ayuntamiento y, a pesar de alguna discrepancia con Aguirre, como la que protagonizaron el año pasado por el control de Caja Madrid y, colateralmente, por el supuesto espionaje a políticos madrileños, entre ellos Manuel Cobo, le ha conducido a reducir progresivamente sus roces con otros compañeros de partido y a integrarse perfectamente en el equipo de dirección del PP más cercano a Rajoy.

Compartir

1 Comentario

  1. Se puede ser malo – malo o malísimo.
    Entre los fanáticos que se mueven entre la religión, la racionalidad o la simple ambición, hay grados.
    Pero que tenga que venir la Sra. Botella a hacer bueno a Gallardón. En fin, que uno aún no lo ha visto todo.

Deja un comentario