2.450 funcionarios vuelven al trabajo tras el fin del complemento por baja

3
306

C. Linares.- 24 horas después de la huelga de los empleados públicos, que recorrieron el centro de Madrid mostrando su oposición a los recortes del gobierno regional, Esperanza Aguirre ha aportado un polémico dato: el del número de funcionarios que han dejado de estar de baja en enero, después de aprobarse la supresión del complemento salarial por enfermedad: 2.450.

Esta medida, incluida en la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas (“Ley de Acompañamiento”) fue aprobada en diciembre para acabar con el absentismo laboral.

Contra las bajas “que no tengan razón de ser”

publicidad

El objetivo es combatir el absentismo, evitar el fraude y desincentivar las bajas “que no tengan razón de ser”, según recordó ayer Esperanza Aguirre. La medida supondrá un ahorro para las arcas públicas, que eliminarán un gasto que se podían permitir en tiempos de bonanza, pero que durante una crisis “no es posible mantener”.

El portavoz de UPyD, Luis de Velasco, contrario a la medida teme que paguen “justos por pecadores”, porque se tratará de la misma manera a quien tiene una enfermedad larga y a quien practica el absentismo. La solución estaría, según él, en controlar las bajas médicas que se expiden.

Actualmente la Comunidad de Madrid dejará de pagar el 40% del sueldo a los empleados públicos que estén más de tres días de baja por enfermedad, de manera que sólo cobrarán el 60% del salario sufragado por la Seguridad Social.

Compartir

3 Comentarios

  1. Alguien se cree aún lo que dice esta señora. ¿Todavía hay voceros de sus… “cuentos”?
    Animal político depredator, ultraliberal y ansiosa del poder. Se la tiene jurada a los sindicatos y a todo lo que signifique un estado social.

  2. ¿como es posible que de este dato?. Actualmente la Comunidad de Madrid sigue pagando las bajas desde el primer día,

  3. En muchos países como Alemania, para empezar, el primer día de baja se lo descuentan a uno de la paga aunque te estés muriendo. No hay que confundir el abuso y el fraude con el estado social y menos con los sindicatos, cuando éstos no quieren ser parte de la solución.

Deja un comentario