Aeropuertos de Madrid S.A.: los otros aeródromos

0
286

J. E. Villarino.- Sabíamos que esta Comunidad que acoge a la Villa y Corte madrileña tuvo competencias Ferroviarias, además de Metro, que debieron pasar a mejor vida con las últimas medidas de ahorro y supresión de empresas públicas llevadas a cabo por la presidenta, Esperanza Aguirre. Sin embargo, no hemos visto que hayan desaparecido las competencias en el campo de de las infraestructuras aeronáuticas ya que sigue figurando en la web de la Comunidad la empresa pública regional Aeropuertos de Madrid S.A.

Y decimos bien, aeropuertos, en plural, no “aeropuerto” porque, vaya ud a saber cuándo, alguien, decidió que en Madrid haya dos aeropuertos más. Uno en El Álamo-Navalcarnero, que sustituirá al existente de Cuatro Vientos y otro en Campo Real, de carga y pasajeros, que en su día, sustituirá al recién incrementada su capacidad, de Barajas. Pero resulta que el Ministerio de Fomento se adelantó y decidió ampliar Barajas para un montón de años, con la nueva terminal T4. No obstante, según rezan las competencias atribuidas por la CAM a esta empresa, “Aeropuertos de Madrid tiene como objeto social la gestión, administración y explotación de infraestructuras aeroportuarias titularidad de la Comunidad de Madrid incluida, en su caso, la colaboración en su planificación, así como la participación en la gestión de las infraestructuras aeroportuarias de titularidad de la Administración del Estado en el territorio de la Comunidad de Madrid.” Vamos, que mayor coordinación imposible: el Estado amplía por su cuenta Barajas para un montón de años y la CAM, erre que erre, sigue con los dos aeropuertos en cartera, y no conviene olvidar que para apoyar este hipotético nuevo aeropuerto, nacieron en su día el Metro a Arganda y la autopista radial.

Asi que nace la peana, antes que el santo. Primero creamos la empresa, sin que haya ni un m2 de pista, y sin que sea previsible que, a corto y medio plazo, vaya a acometerse, ni por asomo, proyecto alguno de nuevo aeropuerto habida cuenta de la que cae y el secarral de fianciaciación para acometerlos, máxime cuando a Barajas todavía le quedan de 25 a 35 años para saturar su capacidad, hace poco ampliada con la faraónica T4, como ya hemos comentado.

Pero para que no se malogre la cosa, se va creando, primero, la empresa y, luego, ya se verá. Aunque ese “ya se verá” sea para dentro de 30 años. Mientras, la cosa sirve para dar un puesto de trabajo a algunos amiguetes, que no es que sean de baja estofa. Así se empieza creando una empresa: por el director general, el director técnico y el director de gestión, en este caso una señora o señorita. Y  se desconoce si en la empresa trabaja alguien más, ya que nada dice el respecto la web oficial.

Y, visto lo visto, tenemos derecho a preguntarnos: ¿y estos señores qué harán toda la jornada, trabajando para un aeropuerto fantasma que, como poco no verá la luz en varias decenas de años? Otra pregunta que nos planteamos sra Presidenta: si esta flamante empresa Aeropuertos de Madrid S.A. no ha caído en el recorte de gastos que recientemente ha llevado a efecto, ¿es que piensa ud liarse a construir dos nuevos aeropuertos con los tiempos que corren y correrán, desgraciadamente, por muchos años? y, si no es ninguna de las dos cosas, pues cierre rápidamente esta empresa fantasma al amparo de los recortes necesarios  y nos ahorraremos bastantes años tres altos sueldos y tres despachos, como poco.

Foto: Aeropuerto de Campo Real (Comunidad de Madrid)

Compartir

Deja un comentario