Así vemos los ciudadanos a los partidos políticos

0
603
Martínez Vidal junto a Aguirre

J. E. Villarino*.- Se ha puesto de moda que los partidos que llaman ‘de la casta’ se dediquen a encasillar a los nuevos partidos con las etiquetas tradicionales de izquierdas y derechas, cosa a la que estos se niegan como gato panza arriba por puros intereses electorales para atraer hacia sí la mayor cantidad de parroquia posible, mientras nos venden transversalidad a granel.

Pero, el CIS nos brinda en sus barómetros la oportunidad de saber dónde los ciudadanos entrevistados colocan en esa escala tradicional a cada partido, al tiempo que también lo hacen a sí mismos. Nada nuevo bajo el sol, pero sí alguna cosa interesante.

Los datos

cis.1

El Barómetro del CIS del pasado mes de enero nos ha brindado en sus preguntas 20 y 21 los datos que posicionan a la media de los ciudadanos entrevistados -que si la encuesta está bien realizada debe representar al colectivo de los ciudadanos españoles mayores de 18 años- respecto de su ubicación política en una escala de 0 (izquierda) a 10 (derecha). (pregunta 21) y, en segundo lugar, el perfil medio que esos mismos ciudadanos encuestados atribuyen a cada partido (pregunta 20).

El barómetro facilita también para cada uno de los partidos el valor medio de las puntuaciones acompañado de su correspondiente desviación típica o estándar. Por nuestra parte, a partir de los datos del informe, hemos confeccionado un indicador que hemos denominado IS, “índice de similitud”, con el fin de medir el grado de ajuste del perfil que los encuestados asignan a cada partido político respecto del auto perfil medio del ciudadano.

El índice de similitud lo hemos calculado como la suma en valores absolutos de las desviaciones entre el perfil del partido político de que se trate y el patrón donde nos situamos los ciudadanos. El índice varía entre 0 (cero) y 1 (uno). Cero para la máxima disimilitud y uno para la máxima similitud.

Los españoles, centrados a la izquierda

cis.2El 60% de las personas encuestadas, que representan a la totalidad de los españoles, se mueven entre el valor 6 y el 3 (un 22% en el 5, puro centro).

Así pues, la ciudadanía española se autodefine claramente como de centro (entre 4 y 6 en la escala) y un importante escoramiento a la izquierda, como refleja el gráfico.

PSOE, UPyD y Ciudadanos, los más centrados

cis.3

Efectivamente, las medias de Ciudadanos y UPyD se centran en valores en torno al 5, con valores de sus desviaciones típicas bastante reducidas. El PSOE es valorado un poco más escorado a la izquierda con una media  de 4,6, ligeramente inferior al 5. Centro izquierda bastante en estado puro. Así lo ven los ciudadanos.

PP, IU y Podemos: Los extremos, no se tocan

cis.4

Los extremos son, en este caso, el PP por la derecha e IU y Podemos por la izquierda. El primero con una valoración media de 8,17 puntos, con una desviación de 1,73 puntos. Los segundos, IU y Podemos, con 2,62 y 2,28 puntos respectivamente, opciones que los ciudadanos valoran significativamente a la izquierda y consideran a ambos partidos como formaciones muy similares.

Los ciudadanos no “ven” la transversalidad ni el centrismo de que presume Podemos

Por tanto, los ciudadanos no acaban de ver la transversalidad que -dicen los responsables- tiene esta nueva y pujante formación política. Es más, es percibida como el partido, más a la izquierda de todo el abanico de contendientes de ámbito nacional en las próximas elecciones legislativas.

PSOE, UPyD y Ciudadanos tienen los perfiles que más se ajustan con el perfil medio del ciudadano español

El índice de similitud de 0,88, el más alto de los principales partidos no regionalistas corresponde al PSOE. Le siguen UPyD y Ciudadanos con 0,76 y 0,72 respectivamente, seguidos de IU y Podemos con 0,55 y 0,45 respectivamente.

Cierra la tabla el PP, el más disímil de todos ellos con un índice de sólo 0,28. No deja de ser un sarcasmo que el partido más votado en las pasadas elecciones sea el más alejado de como se autodefinen los españoles.

Un epílogo

¿Por qué, si los números dicen lo que dicen, los resultados de las elecciones no son, ni se parecen, a lo que dicen los números, que es lo que manifiestan los españoles? Pues, porque los números anteriores responden a las personas que han manifestado una respuesta, pero no a quienes se han abstenido de responder o no sabían, o no han contestado.

Entre quienes no saben y no contestan se registra el 18% del PP hasta el 53% de Ciudadanos. Son siempre este amplio grupo de personas quienes suelen inclinar la balanza de los resultados a un lado o al otro.

A mayor abundamiento, existen otras muchas razones para explicarnos las diferencias entre las encuestas y los votos. Entre muchas otras destaca el recurso al llamado voto útil, la abstención o los favores recibidos a través del clientelismo imperante que practican, por regla general, unos partidos apesebrados y trufados de corrupción.

Ahora le toca a usted, amigo lector, hacerse su propia composición de lugar a partir de los datos y los gráficos expuestos.

* José Enrique Villarino es economista y consultor, especialista en Transporte, y miembro del Foro del Transporte y el Ferrocarril (FTF).

Compartir

Deja un comentario