Un grupo chino puja 10.000€ por el aeropuerto de Ciudad Real

0
260

J. E. Villarino*.- El escándalo de los aeropuertos inútiles y quebrados. Primero fue el aeropuerto de Castilla la Mancha, que hoy nos ocupa, en el que la Comunidad de Castilla La Mancha se dejó la hijuela, aún sin inaugurar. Veremos lo que ocurre con el aeropuerto de Corvera en Murcia, donde también está implicado Sacyr y el gobierno regional.

Qué decir del delirio de la Generalidad catalana con el aeropuerto de Lleida-Alguaire y su homólogo el aeropuerto de Teruel de Aragón. Qué decir del de Castellón, otro privado sin aviones, y Badajoz, León, Burgos, y las ampliaciones en los gallegos del ex ministro Blanco, etcétera, etcétera. Todos han sido, son y serán un fracaso. Delirios de patanes y catetos autonómicos.

A día de hoy existen al menos 15 aeropuertos españoles que tendrían que cerrar sus pistas ante la inexistencia de aviones que tengan como origen o destino esas infraestructuras.

Estos 15 aeropuertos corresponden a 9 autonomías y que sepamos ninguno de los responsables políticos, financieros y bancarios que dieron el visto bueno y arrimaron recursos públicos para estos desmanes vayan a responder penalmente por su desastrosa gestión, además de las instancias económico-administrativas que correspondan.

publicidad

En este caso, como otros muchos que afectan a los AVEs sin viajeros suficientes, tranvías ruinosos, casas de la cultura en mitad del campo, auditorios sin oyentes, estaciones con firma, etc los partidos se tapan unos a otros y a ello se aplican todas las formaciones políticas nacionale, regionalistas y nacionalistas.

Aeropuerto de Ciudad Real: un aeropuerto privado pagado con dinero público

Fomento debería saber lo que estaba autorizando en un país en que existen más aeropuertos que arena en las playas. Fomento debió advertir a los jerifaltes regionales de Castilla la Mancha en la aventura en que se estaban metiendo.

Pero eran los años del saqueo de las cajas de ahorro y éstas, cabalgadas por insensatos e inmorales, se lanzaron a conquistar Eldorado, nunca mejor dicho. A esta tropelía se apuntó la Diputación Provincial, poblada de catetos y arribistas que sólo buscan hacer su agosto. Aquí, deberían estar desfilando ya ante la Justicia responsables de Fomento, de la Junta, de la Diputación, de la CCM y el sursuncorda. Pero nada, ni nadie.

Alguien tiene que pagar por el enorme despropósito del aeropuerto de Ciudad Real. Este aeropuerto se vende ahora por lo que alguien quiera pagar por él. Así de claro y así de triste. Hasta ahora nadie ha sido sancionado ni está incurso en ningún proceso judicial por tanta arbitrariedad y tamaño robo a las arcas públicas.

Hemos enterrado un montón de dinero en subvenciones para nada, salvo para engordar algunos bolsillos y los réditos políticos de algunos tuercebotas politicastros del tres al cuarto que pueblan nuestras regiones, convertidas en reinos de taifas hace más de treinta años para templar gaitas a unas burguesías nacionalistas, trocadas en secesionistas en cuanto han visto la debilidad que nos gobierna.

Los chinos se llevan el gato al agua

Como lo compran todo, los chinos se van a quedar con el Aeropuerto de Ciudad Real por -pásmensen- la irrisoria cantidad de 10.000 euros, cuando solamente la inversión en esta infraestructura nos ha costado a todos los españoles más de 600 millones de euros, a pesar de las cifras inferiores que dicen la mayoría de los medios oficiales.

Según el diario El País, “el grupo inversor Tzaneen International ha ganado, con una oferta de 10.000 euros, la subasta judicial de los principales activos del aeropuerto de Ciudad Real. Las instalaciones, que costaron 450 millones de inversión, estaban en concurso de acreedores desde 2010. Tzaneen International ha sido la única firma que ha acudido a la venta judicial, en la que se queda con la pista de aterrizaje, los hangares y la torre de control, entre otras cosas. La subasta, sin embargo, puede quedar en papel mojado, si antes del 14 de septiembre hay otro comprador dispuesto a pagar al menos 28 millones (el 40% del valor de tasación, estimado por el administrador concursal en 70 millones).

Que sepamos, ninguno de los actores de este descomunal desaguisado ha pisado todavía la cárcel, ni la van a pisar. Lo de Bárcenas es un juego de niños comparado con esto.

La estrategia de los chinos es perfecta. Se quedan con un aeropuerto gratis y los únicos gastos a los que tienen que hacer frente son los de mantenimiento y conservación, pero se han ahorrado casi 500 millones a costes de hoy, que hemos “palmado” los españolitos contribuyentes.

El negocio está en las mercancías

Por el momento, los chinos no piensan dedicar el aeropuerto al tráfico de viajeros sino a mercancías. Se han encontrado gratis con un aeropuerto en el centro de la península, bien comunicado por carretera y ferrocarril que se va a convertir en el principal centro logístico europeo de mercancías y de llegada de la ingente cantidad de productos chinos que tienen como destino nuestra nación y, muy posiblemente para el resto de la península ibérica y países limítrofes.

“La compra del aeropuerto es el primer paso para crear un gran hub (centro de interconexión) de logística en el área de Ciudad Real, especializado en el transporte, almacenaje y distribución de mercancías de diversas áreas geográficas, con especial atención al mercado chino que, se considera, puede ser un gran operador comercial interesado en utilizar Ciudad Real como cabeza de puente para sus productos tanto manufacturados como semi-manufacturados que pudieran completar su proceso productivo en Castilla-La Mancha”, explica.

La estimación de los adjudicatarios es que pueden crearse varios miles de puestos de trabajo directos e indirectos, además de la riqueza que generará la apertura del aeropuerto, con todos sus servicios incluidos. Los compradores quieren cerrar con la mayor rapidez posible el proceso que permita la apertura y la operativa plena del aeropuerto”. Veremos.

No obstante, parece que se van a presentar recursos de otros licitantes que no están de acuerdo con los trámites seguidos y piensan impugnar la adjudicación provisional. El sainete continúa.

* José Enrique Villarino es economista y consultor experto en Transporte 

Compartir

Deja un comentario