Entrenar con profesionales es indispensable

0
1079

MMB*.- ¡Dos semanas ya! Quién lo iba a decir cuando empezamos… dos semanas parece poco tiempo pero… ¡son dos semanas! El camino se hace andando y ya estamos metidos de lleno en los entrenamientos. Dicen varias teorías que el cuerpo necesita 21 días para acostumbrarse a una rutina y yo ya he superado la mitad de ese proceso.

la foto 3

La semana pasada fue muy especial porque empecé el entrenamiento de fuerza. Como vengo diciendo desde el principio, empezar poco a poco es fundamental para cogerle el gusanillo a algo. Y por eso, en este período de entrenamiento global, que durará unos tres meses, he pisado el gimnasio solamente una vez, de momento. Eso sí, lo he aprovechado al máximo, sobre todo porque la primera sesión ha sido muy didáctica.

¡Cuántas veces hemos oído decir que es necesario ir al gimnasio a fortalecer el cuerpo antes de salir a correr o sencillamente sólo por mejorar nuestra salud! Pues la semana pasada aprendí que ir al gimnasio sin nadie que te asesore previamente no tiene ningún sentido, e incluso puede ser perjudicial.

Pongamos mi caso particular: como corredor aficionado, se puede presuponer que tengo las piernas fuertes y el tronco “más abandonado”; por lo tanto, mis ejercicios, a priori, deberían centrarse en fortalecer abdomen y lumbar (que es lo que dicen que sujeta el cuerpo y ayuda, por lo tanto, a mejorar el rendimiento). Pues bien. En mi primera visita al Reebok Sports Club, Iván cedió el testigo a Cristina para hacerme un test de fuerza. ¿Y cuál fue el resultado? Después de dos horas de análisis, dos conclusiones importantes (entre otras muchas): mis piernas no son tan fuertes como podría parecer (especialmente el sóleo, un músculo vital para el corredor pero también para andar o ¡incluso para bailar!) pero más “grave” aún es la descompensación entre abdomen y lumbar.

Es decir, sin un profesional que me hubiera asesorado, yo habría intentado fortalecer una zona de mi cuerpo que ya está suficientemente desarrollada (el lumbar) y habría, probablemente, prestado menos interés a otras zonas fundamentales (las piernas).

Es decir, antes de ponernos manos a la obra, es –yo diría- imprescindible que un profesional nos asesore para saber qué debemos hacer y cómo.

Por lo demás, esta semana fue muy interesante porque igual que en el último artículo hablaba de la necesidad de crear rutina desde el primer día, también creo que es importante no ser excesivamente estrictos en nuestros entrenamientos.

Para mí, es fundamental que exista un poco de laxitud a la hora de planificar y eso es lo que ocurrió esta semana. Tenía para ayer domingo un entrenamiento de carrera continua, pero el martes los locos con los que corro habitualmente habían quedado precisamente para eso: para hacer un entrenamiento divertido de carrera continua, así que le pregunté a Iván, el entrenador de Reebok Sports Club que controla mis rutinas, si podía cambiar y me readaptó la semana para poder salir con mis amigos y divertirme corriendo acompañado, aunque fuera martes, en vez de solo el domingo.

Hay que recordar que hacer deporte es muy sano pero si lo haces acompañado es mil veces más sano, así que aprovecha y convence a algún amigo o amiga para que vaya a entrenar contigo y disfrutéis juntos.

* Miguel Matías-Barreiro es periodista y deportista aficionado. En Twitter, @runnernovato

Compartir

Deja un comentario