Miel para mis oídos

1
780

MMB*.- Una de las discusiones sin fin en típicas conversaciones de corredores que están preparando una carrera es ¿correr con música está bien? Lo digo porque la semana pasada me tocó entrenamiento en cinta dentro del gimnasio para mejorar los cambios de ritmo, intercalando pendientes positivas de diferentes grados con pendiente negativa.

Un argumento recurrente entre los que corremos al aire libre es “lo aburrido” que es correr dentro del gimnasio. La realidad es que es un entrenamiento imprescindible para poder gestionar los tiempos, los ritmos o los desniveles según el programa previsto y no dependiendo de la naturaleza del lugar, así que una buena forma de aprovechar las ventajas de correr en cinta sin aburrirse es utilizando música o aprovechando las pantallas de TV o vídeos que tienen las cintas del Reebok Sports Club.

Luego ya en la calle, la historia es otra. Muchas clases de ética y filosofía han debido de recibir los que generan debate alrededor de esta pregunta.

Si bien es cierto que con música en los oídos pierdes muchas referencias externas, como los propios sonidos de la naturaleza -en el caso de correr en la montaña- o indicaciones de peatones o de vehículos –si corremos en ciudad-, no es menos cierto que a mucha gente, entre los que me incluyo, la música le sirve para evadirse de un entrenamiento monótono y entretener la cabeza con estímulos favorables, igual que los de la comida.

publicidad

Yo, en general, suelo utilizar la música cuando corro en parques o zonas urbanas pero siempre con mucho cuidado para poder estar alerta ante cualquier referencia auditiva externa que pueda suponer un toque de atención o un peligro; sin embargo, en la montaña no lo necesito, tal vez porque voy más entretenido viendo el paisaje. De todas maneras, sigo escuchando en líneas de salida quejas sobre corredores que usan música, como si fueran menos élite que los que no la llevan.

La única forma de disipar las dudas a la hora de elegir si correr con música o sin música, para mí, es leyendo los reglamentos de las carreras, ya que algunas lo prohíben expresamente. Sus razones tendrán.

* Miguel Matías-Barreiro es periodista y deportista aficionado @runnernovato

Compartir

1 Comentario

Deja un comentario