Alea jacta est

0
1167

MMB*.- Pues eso… que ya está todo el pescado vendido. El próximo domingo será el gran día: la Maratón Alpina de Madrid, “uno de los maratones más duros”, tal y como la propia organización define a la carrera. Tras tres meses de entrenamiento en Reebok Sports Club, veré ahora cómo es necesario un trabajo de fuerza en el gimnasio para poder correr de forma más efectiva y saludable.

runner-novato-silueta

Durante estos meses he realizado entrenamientos muy diferentes a los que suelo hacer, centrándome en reforzar la zona abdominal (para sujetar el cuerpo) y en los músculos excéntricos (para ser más eficiente en las bajadas), por un lado; y en entrenamientos específicos con hipoxia o sin gravedad, por otro.

Precisamente, gracias a mi entrenamiento personalizado en Reebok Sports Club con Iván y Cristina he tenido la oportunidad de utilizar cintas de correr hasta con un 6% de desnivel negativo, algo esencial para la carrera de montaña; o el Alter-G para mejorar en técnica de carrera gracias a la posibilidad de elegir el peso del cuerpo.

publicidad

También he podido ver cuál era mi estado de forma con el análisis de fuerza, que me descubrió la necesidad de compensar las fuerzas entre pares del cuerpo (y de ahí la necesidad de mejorar mi fuerza abdominal, que estaba muy descompensada con la lumbar); y el biofeedback de técnica de carrera, gracias al cual he visto que mi pisada está bastante compensada.

La semana pasada hice mis últimos entrenamientos en montaña y en cinta con hipoxia (corriendo tres minutos con una saturación de oxígeno en sangre del 82% y dos minutos casi al 100%) y ya sólo quedan los últimos días.

En estos últimos días, cuidaré un poco más de lo habitual mi alimentación para poder disfrutar con más ganas, si cabe, de los cruasanes de chocolate, de los plátanos y de las gominolas que voy a comerme como avituallamientos durante la carrera el próximo domingo.

En lunes empecé y el próximo domingo terminaré, pero os contaré cómo ha ido todo y cuáles fueron mis sensaciones durante la semana previa al gran día y durante la carrera. De momento, quiero agradecer la paciencia que han tenido conmigo Iván Rodríguez y Cristina Loring, de Reebok Sports Club, entrenándome estos meses; la ayuda en los entrenamientos de montaña que me ha prestado Guillermo Quintanilla; y, sobre todo, la indispensable (para mí) presencia que me prestarán David Menéndez y Diego Serrano durante toda la carrera: fue fácil convencerles de que vinieran, pero sin ellos esto no sería igual.

* Miguel Matías-Barreiro es periodista y deportista aficionado. En Twitter, @runnernovato

Compartir

Deja un comentario