Creando rutina desde el primer día

0
812

MMB*.- Ya estamos en el lío… aunque las semanas empiezan con el lunes, el susto te lo llevas siempre el domingo cuando planificas la semana y ves todo lo que te queda por delante.

La semana pasada, mi primera semana, el entrenamiento -que me lo está preparando Iván, mi entrenador personal de Reebok Sports Club-, me llegó mientras corría en Vizcaya. Un fin de semana estupendo, en una ciudad increíble y con un montón de amigos de Madrid, de Burgos y de Euskadi. Siempre he pensado que para disfrutar de verdad en el deporte, aunque sea en deportes individuales, como ir a correr o entrenar en el gimnasio, es indispensable rodearte de buena gente que te anime a continuar.

Bueno, lo que decía al principio, ¡al lío! Una de las mayores alegrías que te puedes llevar cuando tienes un plan es que el plan se inicie con un día de descanso. Muchas veces no nos damos cuenta pero el cuerpo, y la mente, necesitan tanto el descanso como el ejercicio. No tiene ningún sentido entrenar todos los días –y menos aún si estamos empezando-, no tanto porque nos agobiemos pensando en que todos los días tenemos que hacer algo, sino porque el cuerpo necesita asimilar el ejercicio. Cuando hacemos deporte, los músculos se someten a una tensión y es necesario relajarlos para evitar que se “rompan”. Ahora viene lo bueno de verdad: a esto se le llama “entrenamiento en silencio” o “entrenamiento invisible”, así que piensa que mientras estás relajándote después de un día de ejercicio duro, en realidad sigues entrenando. Pero recuerda que para descansar, ¡primero has tenido que hacer ejercicio!

Todo esto para hablar de mi primera semana de entrenamiento con Reebok Sports Club de Serrano, que empieza como todo debería empezar: poco a poco. Se ha tratado de una semana de prueba en la que Iván ha querido testar mi capacidad de resistencia inicial incluso antes de plantearme un test de esfuerzo. Y no se ha dado tan mal, se nota que mi entrenador personal sabe de lo que habla y, analizando una prueba de esfuerzo antigua, ha sido capaz de controlar mis límites con unas propuestas de carrera perfectamente adaptadas a mi nivel.

publicidad

Durante la semana tuvimos un par de días de carrera, en los que se han mezclado la carrera continua para calentar el cuerpo con unas series de velocidad para comprobar mis ritmos. El fin de semana tocó ponerse dorsal. Aunque no estaba en el plan, tenía muchas ganas de participar, así que adapté la salida propuesta para poder participar en esta carrera familiar. Se trató de la II Carrera ‘Médula para Mateo’, cuyo objetivo era recaudar fondos para la investigación de nuevas formas de luchar contra el cáncer infantil. Me lo pasé de miedo, sobre todo porque me encontré con muchos amigos y porque conseguimos que mucha gente corriera por primera vez. ¡Esto se va animando!

Hoy empezamos la segunda semana del entrenamiento y entramos al gimnasio por fin. Aunque a mí me gusta mucho entrenar al aire libre, tengo muchas ganas de empezar. El hecho de tener a un profesional guiando los ejercicios me anima mucho porque sé que estaré haciendo los ejercicios correctos y entenderé por qué se hace cada ejercicio y para qué me sirve. La semana que viene os cuento cómo ha ido mi primera semana en el gimnasio.

* Miguel Matías-Barreiro es periodista y deportista aficionado. En Twitter, @runnernovato

Compartir

Deja un comentario