«Cada día nos levantamos mirando al cielo porque sabemos que tú, con Belén, desde allí nos miras, nos cuidas y nos esperas»

0
549

El 9 de mayo de 2017, una pareja de 17 años de edad perdió la vida al caer por el hueco del ascensor del portal de la calle Hermanos Bécquer número 4.

Su madre ha hecho pública una carta de recuerdo en la página web ‘Jóvenes Católicos’.

La madre y su hijo, fallecido en el accidente (https://www.actuall.com/entrevista/familia/la-madre-de-jose-amian-creo-que-cuando-cayo-el-ascensor-dios-le-recogio-y-se-lo-llevo-al-cielo/)

«Querido hijo José, ya 21 meses en el cielo. Buf. Y parece que fue ayer. Gracias por tu vida, José. Nos enseñaste tanto en tu breve e intenso paso por esta tierra. Nos enseñaste a ser padres, a recibir y disfrutar con alegría a nuestro hijo mayor.

Aprendimos a cuidar a un bebé, a educar a un niño y a gestionar a un adolescente. Aprendimos el milagro de dar vida y disfrutamos profundamente de ti estos 17 años que pudimos acompañarte. Has sido un lujo. Verte crecer y disfrutar tanto, es un regalo que saboreamos aún con frecuencia repasando tus fotos y recordando tantos momentos.

Y ahora, nos sigues enseñando cada día. Otras lecciones muy diferentes. A veces con mucho dolor pero siempre con mucha certeza. Nos enseñas que esta vida tiene fin. Nos enseñas que el sentido de nuestra existencia solo se entiende mirando al cielo. Nos enseñas que lo esencial, que lo importante, no se puede ver pero existe. Nos enseñas a tener una mirada sabia que nos permite distinguir lo importante de lo accesorio.

Nos enseñas tanto, querido José. Y no dejes nunca de hacerlo porque no queremos olvidarnos ni un minuto de todo lo que hemos descubierto al separarnos físicamente de ti. Cada día nos levantamos mirando al cielo porque sabemos que tú, con Belén, desde allí nos miras, nos cuidas y nos esperas. Con todo nuestro cariño. Querido José».

Así lo contamos en Zonaretiro:

Muere una pareja al caer al vacío desde un ascensor

F. Mollá.- Una chica y un chico, ambos de 17 años y pareja desde hace dos, han fallecido este martes 9 de mayo de 2017 a las 16.45 horas tras caer por el hueco de un ascensor, desde la altura de un noveno, en un edificio de la calle Hermanos Bécquer número 4, en el distrito de Salamanca, donde residía ella. Su familia es la propietaria de todo el edificio, recientemente reformado para acoger viviendas de lujo cuyo precio roza los dos millones de euros.

Celebraban en el ático del edificio junto con sus amigos que ese mismo día habían acabado los exámenes de 2º de Bachillerato en Colegio Nuestra Señora del Recuerdo (Jesuitas) ubicado en Chamartín. Ambos subían desde la casa de ella, ubicada en el sexto, hasta el ático, a la altura de un noveno, cuando una parte mal sellada del ascensor, sobre la que se habrían apoyado o golpeado de forma accidental, se desprendió y ellos se precipitaron al vacío.

Los efectivos de Emergencias sólo han podido certificar sus muertes.

La pared trasera de la cabina cedió

La Policía Científica investiga el accidente. Las primeras inspecciones oculares del ascensor, que se encuentra parado en el noveno piso, apuntan a que la silicona del espejo posterior del ascensor no estaría bien sellada.

Los jóvenes se habrían apoyado sobre esa ‘pared’ posterior del ascensor (mitad cristal mitad espejo) o le habrían dado un golpe sin querer y éste se habría desprendido, cayendo ambos por esa zona, pues entre el ‘espejo-cristal’ desprendido y la pared de hormigón de la estructura del ascensor hay una distancia de metro y medio, como explican en ‘Espejo Público’.

Hasta el lugar del suceso se desplazaron varias dotaciones de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, que tuvieron que esperar a que el juez ordenara el levantamiento de los cuerpos para proceder al rescate de los mismos.

Poco más de dos horas después, a las 19.20 horas, los cadáveres fueron trasladados al Tanatorio Norte.

La imágenes compartidas por Emergencias Madrid muestran el hospital de campaña que se instaló junto al portal del edificio para atender a los amigos de los fallecidos, muy afectados por el suceso, así como a los familiares.

El ascensor había pasado favorablemente en 2015 la inspección periódica a la que deben someterse estos dispositivos cada cuatro años, según confirman desde la Comunidad de Madrid.

Corresponde a las comunidades de propietarios el mantenimiento de sus ascensores y encargar su inspección, que tiene que ser realizada por un Organismo de Control Autorizado (OCA).

El director general de Industria de la Comunidad de Madrid, Francisco Javier Abajo, y técnicos de su departamento se han personado en el edificio para conocer los detalles del siniestro e intentar aportar datos a la investigación.

La familia de la fallecida había rehabilitado el edificio

El edificio fue objeto de una reciente rehabilitación integral promovida por la familia de la joven fallecida, propietaria del inmueble por medio de la sociedad Bécquer de Arrendamientos, según informa El Mundo.

El proyecto de reforma, obra del estudio de arquitectura RCCyP, se llevó a cabo entre 2013 y 2015 y sus pisos, de unos 300 metros cuadrados, salieron a la venta por entre 1,7 y 1,9 millones de euros cada uno.

La inmobiliaria Grupo Millenium, empresa especializada en viviendas de máximo lujo, llevó a cabo la reforma de las viviendas y su comercialización.

— · —

Compartir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.