Un ‘déjà vu’ llamado Polideportivo Alcántara

2
861

G. Bravo.- Este jueves, el café en Madrid sabía diferente; extraño. Entre noticias sobre el rescate financiero y la previa del partido de España, se adivinaba un titular familiar; uno que ya habíamos leído antes: “Las antiguas cocheras de la EMT de la calle Alcántara albergarán un polideportivo”.

¿Habíamos vuelto atrás en el tiempo? ¿Era 2004? ¿De verdad íbamos a acabar como Bill Murray en ‘El día de la marmota’ reviviendo lo mismo hasta convertirnos en el hombre que estamos llamados a ser? No. Sería otra cosa.

El parking de la calle Alcántara – GB (Zonaretiro.com)

El Ayuntamiento de Madrid ha querido demostrar que el tiempo es en realidad cíclico, y que cada ciclo comienza con la promesa de construir un polideportivo en la calle Alcántara –como ya se hizo en 2004- y termina con la repromesa de hacerlo en tiempos mejores. Y así Phineas engendró a Ahimat, y Ahimat engendró a Rabhed, y Rabhed engendró a Jonás…

Pero eso no es lo peor de todo; el consistorio ha emitido la nota de prensa con su ‘nueva promesa’ y toda la prensa nacional la ha publicado sin alterar una sola coma: “Las antiguas cocheras de la Empresa Municipal de Transportes de la calle de Alcántara acogerán un nuevo polideportivo municipal, una zona verde y un aparcamiento para residentes, que paliarán la carencia de equipamientos del distrito de Salamanca”. Se trata un ámbito de 3.735 metros cuadrados situado entre las calles de Alcántara 24 y 26, Don Ramón de la Cruz, Montesa y Ayala, utilizado provisionalmente como aparcamiento en superficie desde que en 2003 se demolieran las infraestructuras propiedad de la EMT ubicadas en él”.

publicidad

Matizando; se están utilizando provisionalmente como aparcamiento desde hace bastante poco –una obra que costó 160.000 euros, por cierto-, porque en realidad llevan más de ocho años en desuso, viendo pasar los coches en forma de solar, esperando que alguien cumpla por fin la promesa de convertirlas en un polideportivo.

Por si nadie se acuerda, el proyecto ganador por aquel entonces -y cuya maqueta ha estado expuesta hasta hace un tiempo en la Junta Municipal de Velázquez 52-, fue el del arquitecto Javier Fuster Galiana. Que diseñó un complejo de 460 plazas de aparcamiento para coches -también para motos- divididas en cuatro plantas subterráneas, y 2.580 metros cuadrados de instalaciones deportivas, con piscina y zonas verdes en el exterior.

Como explicaban por aquel entonces desde Javier Fuster Arquitectos, S.L., “el polideportivo se elevará del suelo. Estará situado sobre una plataforma a 1,5 metros de altura. Sus paredes serán transparentes y en el techo se construirán unos lucernarios que permitan el paso de luz natural hasta la zona de baño”. Además, se creará “un espacio público y verde -con árboles de porte y una fuente de chorros- junto a la calle Alcántara”.

Su presupuesto fue de 11.100.000 euros, aunque ese proyecto ya ha caducado; hay que comprar otro. No busquen culpables. ¿Quién podría en 2004 haber previsto lo de Bankia, si aún se llamaba Caja Madrid?

Compartir

2 Comentarios

  1. Gracias Gustavo, desde la Agrupación Socialista del Distrito de Salamanca nos sentimos como tu. Cambiamos el plan, lo volvemos a presentar pero nunca lo empezamos.
    Este es el sino del Distrito, nos presentan proyectos una y otra vez. Claro sera culpa de la Herencia, pero ellos llevan desde 1989 gobernando el Ayuntamiento y son los que le han endeudado como esta.
    Por que la crisis existe, es mundial pero cada uno tiene unas culpas propias, y las deudas de Madrid y la falta de gestión es del PP. Y la junta cada vez con menos competencias.

Deja un comentario