Seis meses de espera para subir al mirador del Retiro

0
374

L. Torres.- Un total de 1.040 personas han subido al mirador del Parque del Retiro desde que se inauguró el 25 de abril de 2018 tras tres décadas cerrado. Y hasta el 30 de septiembre hay otras 960 con plazas ya reservadas y la lista de espera que supera las 2.200 personas

Todo el mundo quieres subir a disfrutar las vistas del mirador de 360º ubicado en lo alto de la estatua de Alfonso XII, frente al estanque.

publicidad

La entrada es gratuita pero es necesario reservar en la web reservaspatrimonio.es

Las visitas, gratuitas, cuentan con un guía especializado que se encargará de explicar la historia del monumento y de El Retiro.

En una primera fase, hasta finales de agosto, hay cuatro visitas a la semana: dos los sábados por la mañana (11 y 11.30 horas) y dos los miércoles por la tarde (18 y 18.30 horas), de media hora de duración cada una.

En el mes de septiembre se incorporarán dos más, los miércoles a las 19 horas y los sábados a las 12 horas.

Un mirador mágico

Se trata de un mirador mágico situado en un lugar privilegiado, en la torre que sirve de pedestal a la estatua ecuestre de Alfonso XII, que vigila el estanque del Parque del Retiro a 20 metros de altura desde 1922.

El mirador está a los pies del caballo de Alfonso XII. Y a él se accede a través de una escalera que trepa por el interior de la torre, permitiendo disfrutar de una visión de 360 grados en la cima, acristalada.

Desde allí, como muestran estas fotos, se ve el estanque, los caminos y los árboles del Retiro.

Más alla, el skyline madrileño por los cuatro puntos cardinales, desde las elegantes siluetas del barrio de Salamanca y de Los Jerónimos, a los tejados y torres del Madrid de Las Letras, algunos de los emblemas de la Gran Vía, como el edificio de Telefónica o las casas más cercanas del barrio del Niño Jesús y de Ibiza del distrito de Retiro.

El mirador ofrece una panorámica del Madrid más central, que invita a ir descubriendo poco a poco esos edificios que al habitante de la ciudad le son tan familiares como el ‘Pirulí’, las agujas neogóticas de la iglesia de Los Jerónimos, la alta torre de ladrillo de la parroquia de Santa Cruz o el pináculo con toques modernistas del antiguo Hotel Reina Victoria, en la plaza de Santa Ana.

Abajo, a los pies de la torre-mirador, se ve el conjunto monumental dedicado a Alfonso XII, que también está siendo objeto de obras de conservación y consolidación a cargo del Área de Cultura y Deportes, con un presupuesto de 60.000 euros.

El origen de este hito arquitectónico se remonta al año 1887, cuando las Cortes le propone a la reina regente María Cristina erigir un monumento dedicado a la memoria de su esposo, Alfonso XII, que había fallecido a los 28 años.

En mayo de 1902 se colocó la primera piedra en presencia de Alfonso XIII, que con tan sólo 16 años acababa de ocupar el trono oficialmente. La inauguración tuvo lugar 20 años más tarde, el 3 de julio de 1922.

El proyecto se realizó mediante un concurso público que ganó el arquitecto barcelonés José Grases Riera. Se inspiraba en los monumentos a Guillermo I en Berlín y a Víctor Manuel II en Roma, dentro del estilo de exaltación nacionalista de la época.

El conjunto está formado por una doble columnata jónica en hemiciclo en cuyo friso aparecen esculpidos los escudos de las cuarenta y nueve provincias españolas. En la creación de los grupos escultóricos participaron destacados artistas como Mateo Inurria, Melida, Montserrat, Querol, Atcheé o Blay y Mariano Benlliure, autor de la estatua ecuestre que preside el conjunto.

 

— · —

Compartir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.