Las tiendas madrileñas se suman al comercio electrónico

0
99

S. R.- Cada vez más comerciantes con negocios de toda la vida se están subiendo a la cresta de la ola de Internet, conscientes de lo vital que es para sus negocios su presencia en la Red en ciudades como Madrid, donde los clientes ya han normalizado las compras por Internet, prefiriéndolas en muchos casos a los modos de compra tradicionales.

Viendo el éxito de la experiencia en otros países, y conscientes de que miles de consumidores madrileños, por la falta de tiempo y por la comodidad del servicio de compra online, también teclean el objeto a adquirir antes de bajar a pie de calle a comprarlo, zapaterías, camiserías o incluso fruterías se han lanzado con sus tiendas 2.0 buscando aumentar sus ventas a través del comercio electrónico.

Los nuevos negocios lo hacen inmediatamente, casi sin esperar a abrir sus tiendas físicas, o sin siquiera abrirlas, sabedores del potencial de esta nueva vía de ingresos. Porque lanzarse al e-commerce para vender más es una realidad que ya han demostrado comercios del barrio como el tradicional Mercado de la Paz de la calle Ayala, que se ha fusionado con el gigante Amazon, a través del que vende y envía a las casas de los consumidores sus productos frescos, posicionándose como el primer mercado de estas características de toda España en “hacer negocio” con Amazon.

O como la recién abierta tienda de calzado Jonndo de la calle Velázquez, que ofrece al cliente, además de la posibilidad de comprar y recibir en casa su par de zapatos, la opción de diseñarlos a su gusto en la propia tienda online de la zapatería.

publicidad

Nos encontramos en la época del año en la que los consumidores más compran, y dejar pasar por alto la opción de añadir a las ventas de siempre las nuevas ventas de Internet es algo que no se pueden permitir los vendedores. Basta con abrirse una web, si es que no se tiene ya, y subirse a la moda de la venta online, que ha llegado para quedarse, bien a través de Amazon, Zalando u otras multinacionales o por cuenta propia.

Compartir

Deja un comentario