Van Cuatro echa el cierre tras 22 años siendo un referente en la calle Narváez

2
644

S. Remón.- En el invierno de 1989, Eva Sansalazar, una vecina de la calle O’Donell de 25 años, abrió en la calle Narváez una tienda de moda que años después se convertiría en referente de otros comercios: Van Cuatro. Era difícil pasear junto al escaparate del número 26 de esta calle y no pararse a ver sus vestidos, que pocas podían comprar. Ahora, 22 años después, la tienda se despide de sus clientas, ante el asombro de vecinos y comerciantes.

“Llevaba un año dándole vueltas y finalmente he decidido cerrar”, reconoce la propietaria de Van Cuatro, que se asombra al saber que, para algunos comerciantes del barrio, el hecho de que siguiera abierta era un síntoma de que la crisis no se iba a cebar con la zona.

En su caso, la crisis económica no ha sido la culpable del cierre, como sí es el caso de tantos otros comercios que anuncian sus cierres inminentes en la misma calle Narváez. “Es una razón personal. Una nueva etapa en mi vida. Al comercio, o le dedicas todo tu tiempo o no funciona. Y yo no estoy dispuesta a dedicarle toda mi vida. Es sobre todo por cansancio personal. Otra persona con más ganas seguiría, pero yo no. Ha sido una decisión personal y familiar”, confiesa, aunque no es ajena al gran daño que está haciendo la crisis a su sector en el barrio: “Este último año ha sido brutal. Me he llevado una sorpresa tremenda al ver que tantos locales cerraban al volver de vacaciones”. Pero, optimista, añade, “también se están abriendo otras cosas”.

publicidad

Una tienda “deseada”

“Van Cuatro es una tienda muy deseada. No todo el mundo puede permitirse tener el armario completo comprado aquí, pero sí todas las vecinas tienen alguna cosa de aquí”, cuenta a Zonaretiro.com, mientras clientas de toda la vida y compradoras esporádicas se prueban las últimas prendas de la tienda. “Estaremos un par de meses más o tres, hasta agotar existencias”.

Desde esta semana, en su escaparate cuelga un cartel de liquidación. “70% de descuento”, anuncia. Y esta llamada ha recibido la respuesta de todo tipo de público. “Además de las clientas de toda la vida, están viniendo las esporádicas, que solían venir en rebajas, y muchas clientas nuevas”. Éstas últimas podrán llevarse por tres veces menos de su valor real un cinturón de 60 euros o un abrigo de 800, que antes se conformaban con admirar a través del cristal.

Traspaso en el número 26

El futuro de la tienda del número 26 de la calle Narvaez sigue siendo una incógnita, pero lo que sí es seguro es que permanecerá poco tiempo cerrada. “Traspasamos el local y hay mucha gente interesada”, dice, antes de añadir que le “encantaría que fuera una firma de moda; una tienda de ropa de nivel”.

Sobre su futuro personal también hay dudas: una mezcla entre ganas de descansar durante un año e interés en iniciar nuevos proyectos, que ya le están proponiendo. Proyectos que tienen que ver con el mundo de la moda, pero que no quedan cerca de la zona del Retiro. Y con el cierre, las tres empleadas que actualmente atendían junto a ella en la tienda también tendrán que buscarse un nuevo futuro. Eso sí, aunque se va, Eva quiere dejar claro que “siempre” estará en contacto con el barrio. “Ahora, a pensar en lo que me voy a dedicar”.

Fotos: G. Bravo (Zonaretiro.com)

Compartir

2 Comentarios

Deja un comentario