El reloj de pulsera vuelve a ser tendencia

0
108

L. Torres.- El tiempo es oro, dice el refrán. Hay que tenerlo controlado y no perderlo. Es por ello que pese al boom de los smarthwatch, en Madrid hoy día siguen estando más de moda los relojes de pulsera de toda la vida y, por las prisas que conlleva vivir en la capital, la compra de los mismos se realiza cada vez más por Internet, en páginas de venta online de relojes como es el caso de la web Reloj.es, que ofrece un amplio abanico de relojes de marca, tanto para hombre como mujeres y para el público infantil.

El reloj tradicional le ha ganado la batalla al temido reloj tecnológico, que parecía que iba a copar rápidamente el mercado.

Se auguraban 38 millones de smartwatches vendidos antes de acabar el año 2016, un total de 75 millones de unidades para el año 2017 y casi el doble para el este año 2018, pero los datos de los años 2016 y 2017 contradicen aquella previsión e indican que las cifras alcanzadas no han llegado ni mucho menos a las previsiones, con un total  de 21 y 38 millones de los relojes inteligentes vendidos en 2016 y 2017 respectivamente.

El principal motivo de que el boom inicial de los relojes tecnológicos no haya ido en auge radica en que los relojes inteligentes no tienen un uso claro y ofrecen funciones muy similares a las de un teléfono móvil inteligente, por lo que el usuario ya las tiene cubiertas. Y a diferencia del reloj de toda la vida, al que la pila le dura años, el reloj inteligente apenas tiene una autonomía de días.

publicidad

Así, el reloj tradicional de pulsera sigue siendo el más utilizado hoy día. Junto a los de diseño clásico hoy conviven multitud de estilos y tamaños, desde los de esfera diminuta que se acercan más a la pulsera que al reloj hasta los over size que ocupan el ancho de la muñeca, y desde los estilos más vintage a los más modernos, cubriendo toda la gama imaginable de colores, por no mencionar la gran variedad de correas y materiales de las mismas, a elegir entre cuero, acero, titanio, cucho, silicona, resina, nylon, fibra de carbono e incluso cerámica.

Mientras la industria tecnológica no desarrolle nuevas aplicaciones exclusivas para smartwach que los usuarios no disfruten ya en sus teléfonos móviles, no se alarguen las vidas de sus baterías y salgan de los escenarios de salud y deporte en los que a día de hoy se han hecho fuertes, la relojería tradicional seguirá en el número uno de la tendencia relojera y los ciudadanos seguirán luciendo en sus muñecas los relojes de pulsera de siempre, cada vez más de moda.

Compartir

Deja un comentario