El marking offline, en auge en plena época de los negocios online

0
49

L. Torres.- En el actual contexto empresarial madrileño, marcado por los modos de hacer online, un sector offline reconvertido en 2.0 destaca y cobra auge: el de la impresión digital. Un negocio de siempre, que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, y ofrece a las empresas con años de experiencia y a las de nueva creación seguir promocionándose de manera física en un mundo cada vez más digital y con las comodidades de la reserva y contratación online.

Tal es el caso de Helloprint España, empresa líder en impresión digital a nivel nacional, que ha logrado transmitir a la pequeña y a la gran empresa que, además de su presencia online, deben seguir teniendo presencia material y física para darse a conocer o recordar su existencia entre sus clientes a través de tarjetas de visita, carteles, folletos, revistas, pegatinas, lonas para photocalls, banderas y banderolas o flyers, entre otros, y para reforzar la imagen de marca entre sus empleados a través del merchandising: camisetas, gorras, manteles, delantales, cristalería y vajilla grabada en el caso de empresas de hostelería…

El éxito de esta imprenta online radica en sus calidades, rapidez y precio. Es el ejemplo de cómo una imprenta tradicional ha sabido volcarse en el actual panorama de promoción digital y ofrecer servicios como de las grandes empresas de mensajería actuales, como son las entregas en 24 horas o los envíos gratuitos. Y también han apostado por abarcar todo el margen posible, ofreciendo impresiones en cualquier material y todo tipo de objetos, desde botellas de agua personalizadas para eventos y fiestas, ratones de ordenador, relojes, navajas… pasando por los habituales: toallas, calendarios, tazas…

Así, a su clientela de empresas ha podido incorporar a clientes indidivuales, que realizan sus compras y regalos desde casa o la oficina, ya sea para uso propio, para regalar, para ofrecer en eventos tales como bodas, lo que le ha llevado a multiplicar sus beneficios en los últimos años y situarse en la cresta de la ola digital.

Compartir

Deja un comentario