Hacienda ordena la liquidación de Fotoprix

0
879

S. R.- La cadena de tiendas y relevado de fotografía Fotoprix, que llegó a tener más de 100 tiendas en Madrid, está en bancarrota. Las deudas y la imposibilidad de afrontarlas ha llevado a Hacienda a embargar sus cuentas y ordenar su liquidación, según informa Economía Digital.

“Ahora hay dos opciones para Fotoprix, que llegó a tener 300 tiendas y 700 empleados: la venta, probablemente parcial, o el cierre, que afectaría a sus actuales 140 empleados. Algunos de los activos de la empresa ya generaron interés durante el anterior concurso de acreedores, pero difícilmente se vendería toda la empresa”, informa Economía Digital.

Actualmente Fotoprix tiene unas 60 tiendas, algunas de ellas franquicias.

Así era el perfil de su propietario, según La Vanguardia.

Porfirio González, el hombre que no sabía hacer fotos

Porfirio González era un vendedor de terrenos y torres que en 1981, pillado por una crisis inmobiliaria, decidió montar un negocio “para ganarme la vida”.

Fotografía: El Periódico de Aragón
Fotografía: El Periódico de Aragón

No había hecho una foto en su vida –reconocía hace años en una entrevista con este diario–, pero aplicó su sentido común a un sector al que vio futuro.

Su fórmula, “mucha publicidad en los buzones y grandes descuentos en el revelado”, resultó ser un éxito de marketing.

Nacido en Otero de Bodas (Zamora) y curtido en el campo, había estudiado maestría industrial y a los 19 años emigró a Catalunya. Y veinte años después lucía gemelos de brillantes y reloj y mechero de oro. Y controlaba hasta el último detalle de una empresa líder de su sector.

Familiarizado ya con las cámaras, utilizaba las fotos que él mismo tomaba para toda la publicidad de la compañía. Y aunque consideraba que la informática ya le había pillado mayor, intentó adaptar la empresa a la revolución digital.

Su gestión extremadamente personalista no le puso nada fácil el camino. De carácter muy reservado, tampoco pudo evitar la presión de los titulares cuando protagonizó un divorcio millonario con su segunda mujer.

* M. Galtés

Compartir

Deja un comentario