La última tienda de Musgo cerrará esta primavera tras su liquidación

0
7866

S. Remón.- Musgo llegó a tener 400 empleados y más de una veintena de tiendas. Sólo en torno a la Milla de Oro madrileña contaba con tres, en Serrano 18, Velázquez 48 y Serrano 61. Hoy, poco más de un año después de su petición voluntaria de concurso de acreedores, la cadena que nació en 1971 en el número 34 de la calle Hermosilla muere lentamente en el 18 de calle Serrano. Los empleados ya sólo son ocho y la cadena de tiendas ya sólo es un local en liquidación. En Serrano 18, la superviviente, se vende todo: desde las perchas hasta las estanterías, pasando por escaleras portátiles y cajas vacías, y, por supuesto, los restos de modas y complementos y decoración, con descuentos de hasta el 70% en los productos que han sobrevivido a la quiebra y rebajas mayores en los que acabaron dañados en la debacle.

Las pérdidas comenzaron en 2007 y dos años después, en enero de 2009 se cerraba un ejercicio con 3,3 millones de euros perdidos (un 37,5% más que los 2,4 millones perdidos el año anterior). No hubo manera de remontar.

Musgo en Retiro y Salamanca

publicidad

En el Distrito de Salamanca, hace un año y tres meses cerró la tienda Musgo de O’Donnell 15. Entonces, coincidiendo con la petición de la cadena de un concurso voluntario de acreedores (antigua suspensión de pagos), producida dos meses después de refinanciar su deuda para evitar declararse en suspensión de pagos, se conoció que el juzgado de lo Mercantil número 11 había declarado disuelta la cadena de tiendas de regalo, decoración y moda Musgo, cesando a sus administradores, que fueron sustituidos por la administración concursal.

Víctima de la crisis, Musgo se encuentra en la última fase de liquidación. La tienda de Serrano 18, que no es propiedad de la cadena y la tenía alquilada, cerrará antes de junio, la fecha tope impuesta por el juez, según ha podido saber Zonaretiro.com. Hasta entonces -o antes, en el caso de que logre venderse todo lo que quiere la administración concursal-, “vale todo”. Los clientes que acceden al establecimiento pueden encontrarse desde fundas para gafas de sol dañadas hasta adornos navideños, bañadores de temporadas pasadas, pantalones con costuras descosidas, pamelas que antes costaban 60 euros y hoy están a 2 porque no se conservan íntegras, sombrillas para carritos de bebés que en su día se vendían a 30 euros y hoy cuestan 3 porque tienen rotas las varillas… Un superviviende luchando por sus últimas horas de vida en la Milla de Oro, a cualquier precio.

Foto: ZonaRetiro.com

— · —


View larger map

 

Compartir

Deja un comentario