Noche 21: de ‘silent party’ en el Ayre

0
664

N. Mendinueta.- Esta semana también estamos de estreno -la fiesta madrileña está que lo tira-. Pero esta vez viene de la mano del Ayre Gran Hotel Colón, que ha organizado la primera Silent Party de Madrid, en su ático del edificio América, que tanto está dando que hablar últimamente. Ahora mismo estáis pensando: “¿Silent Party? ¿Qué es eso?” Pues básicamente consiste en una fiesta en la que todo el mundo escucha la música a través de unos cascos. Suena extraño, pero tranquilos, que en breve descubriréis cuál fue el resultado.

Una vez llegamos a la sala, una chica muy amable que estaba justo en la entrada nos explicó el funcionamiento de los cascos, que tienen 3 canales con 3 estilos de música diferentes: house, 80’s y rollito ibicenco. Ya estábamos listos. Y he de decir que nada más entrar a la fiesta me sentía rara de narices y hasta un poco incómoda. El panorama era el siguiente: una sala con iluminación de discoteca en la que se veía gente bailando con cierta rigidez -supongo que porque se sentirían igual de raros-, exceptuando un grupo de chicas que lo estaban dando absolutamente todo -lo cual era más extraño aún visto desde fuera-. Cuál fue mi sorpresa cuándo descubrí que a los platos estaba ¡el gran Fernandisco de nuevo! pinchando en el canal1 de House. Pedazo de sesión, por cierto. Temazos uno detrás de otro. Pero claro, no me sentía lo suficientemente suelta como para disfrutarlos a tope.

Eso sí, esta situación de incomodidad duró unos 15 minutos, porque pasado ese tiempo yo ya estaba disfrutando como una enana -y los de mi alrededor también-. Y es que una vez te pones los cascos, la música te va sumergiendo en el ambiente discotequero casi más que con el sonido de los altavoces de las discotecas normales -porque hay que decir que se escucha genial, además de que se puede graduar el volumen-. Uno se acostumbra a los cascos y ya te sientes como uno más del grupo, sobre todo cuando de repente escuchas a Fernandisco animando el cotarro y adivirtiendo a la gente de que se les oye cantar y dar bocinazos xD.

El único inconveniente es que si quieres comentar algo con otra persona te tienes que apartar los cascos de la oreja o bajar el volumen, y si los comentarios son contínuos pues acaba siendo un poco rollo, así que la mejor solución es: si vas a hablar, te los quitas, y si te los pones, simplemente te dedicas a bailar sin fin 😀 -eso, o aprendes el lenguaje de los sordos-. Sea lo que sea, las risas están aseguradas. Resulta muy divertido el hecho de saber que lo que te une a la fiesta son los cascos, y si te los quitas, estás fuera, lo cual también es gracioso si te paras a observar el efecto que produce. También es curioso ver que el que está a tu lado está bailando a otro ritmo o cantando otra cosa y comprobar qué canal está escuchando… ¡Si es que es todo un mundo! 😀

Otro puntazo es la terraza del ático, que sigue estando abierta, y a la que, por supuesto, puedes acceder con los cascos puestos. Este fue uno de los mejores momentos de la noche, con los abrigos puestos y como si estuviéramos en una rave: dando botes y voces como si estuviéramos solos. ¡Qué risas! xD

Desde luego mis expectativas de la noche en un principio no eran ni la mitad de la mitad de lo que finalmente viví. En esta ocasión la fiesta empezó a las 21:00 horas, con intención de acabar a las 3:00, en función de la acogida que tuviera, y a las 2:00 ya se escuchaba a gente pidiendo que alargaran el horario. Veremos cómo va a partir de ahora. Sólo espero que esto no haya hecho más que empezar y que la iniciativa salga hacia adelante por parte del Hotel Ayre y ojalá de otros locales que se sumen a ella. Es positiva tanto por el problema de ruidos que queda absolutamente solventado como por la experiencia en sí misma, que es de lo más original y divertida. Y si yo me lo pasé así de bien teniendo en cuenta que fui con tan solo un acompañante, no tengo la menor duda de que la siguiente convocatoria no sólo no faltaré sino que intentaré embaucar al mayor número de personas para que se animen también. ¡Estoy deseando que llegue la próxima Silent Party!

 

Ficha técnica
Nombre: Silent Party Ayre Colón Calificación
Dirección: C/ Pez Volador, 1 (Metro Sáinz de Baranda) 10
Horario: 21.00 – 3.00
Compartir

Deja un comentario