Intento de ‘robo’ de clientes en un buffete de la calle Villanueva

0
404

C. Linares.- Desde finales de diciembre de 2010, un abogado perteneciente a un buffete de la calle Villanueva intentó constituir de un despacho de abogados paralelo a la firma en la que trabajaba, a la que pretendía hacer competencia directa, llevándose a otros doce abogados de dicho despacho, además de colaboradores y personal administrativo. Todo ello, utilizando los medios del despacho afectado.

El despacho demandó a este empleado y la Justicia le ha dado la razón, autorizando su “despido disciplinario” ya que ha quedado demostrada la “transgresión de la buena fe contractual y abuso de confianza en el desempeño del trabajo”.

El buffete que protagoniza la historia es la Firma Eversheds Lupicinio y así fue el caso, según recoge el diario de derecho Iustel.com, que reproduce la sentencia 862/2011, de 23 de diciembre de 2011, firmada por la sala de lo social número 4 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

publicidad

Iustel.com afirma que “son hechos declarados probados que la empresa a través de un chequeo del ordenador del demandante descubrió que éste estaba elaborando un proyecto y un plan de negocio utilizando el correo electrónico del despacho para remitir a otros socios de la firma, los textos provisionales que se iban elaborando a través de ficheros adjuntos con la finalidad de poner en marcha un despacho paralelo. El TSJ no aprecia la infracción del derecho contenido en el art. 18 de la CE, alegada por el actor, pues ha quedado acreditado que en la intranet del despacho existía una normativa que contenía medidas para un buen uso de los recursos informáticos y que se avisaba a los usuarios del correo electrónico que el despacho se reservaba la facultad de chequera los mismos, considerando la sala que la medida adoptada contra el demandante fue idónea para la finalidad pretendida por la empresa, necesaria y equilibrada”.

(Leer sentencia completa)

— · —


View larger map
Compartir

Deja un comentario