Con premeditación y ‘aguirresía’

9
349

Lola M*.- Aprovechando que Rajoy ya se iba a encargar de hacer ruido dando malas noticias a todos los ciudadanos, esta semana Aguirre ha acabado de dar el golpe de gracia a los profesores de la enseñanza pública madrileña entre campanada y campanada, sin que apenas se le oiga. Han sido tres los regalos:

-A partir de ahora, cuando un funcionario esté de baja más de cuatro días, la Comunidad de Madrid dejará de pagar el 40% de complemento del sueldo. En el resto de comunidades sí seguirá cobrando la totalidad cuando la baja sea justificada, pero en Madrid se decide atajar de este modo el absentismo laboral. Podría pensar alguno que más útil sería reforzar la inspección médica y directamente quitar la plaza de funcionario al caradura que pide y al que concede una baja falsa, pero más fácil y más económico sale que si te tienen que operar de apendicitis te quedes sin el 40% del sueldo. No haber enfermado, dirán.

-Una de las protestas de los profesores en los últimos meses es el tener que cumplir un horario a todas luces ilegal y cuyo recurso se había ganado en numerosas ocasiones. Iba en contra de una orden reguladora de 1994 que establecía entre 18 y 21 horas lectivas y 27 de permanencia en el centro, compensando dos horas complementarias por cada hora que se pasase de las 18 lectivas. Como las 20 horas lectivas impuestas por las instrucciones de inicio de curso en Madrid hacían imposible la existencia de guardias y reuniones para el correcto funcionamiento del centro, éstas se metieron con calzador en el horario, provocando que incumpliera la legislación vigente. Esto se ha subsanado con una nueva ley aprobada el pasado 28 de diciembre en la se exigen 30 horas de permanencia en el centro (es decir, todas las horas lectivas de los alumnos) y en lugar de 20 amplía a 21 las horas lectivas del profesor. Únicamente deja 7,5 horas semanales de preparación de clases, corrección de exámenes y formación, es decir, hora y media cada tarde presuponiendo que no se hace nada los fines de semana. No suelo escribir estos artículos en primera persona pero esta vez haré una excepción: además de toda la mañana, sin duda me paso más de tres horas cada tarde trabajando y, por supuesto, muchos fines de semana. Lo mismo hacen la mayoría de mis compañeros. Puede que sea el momento de cumplir con la normativa que impone Aguirre y trabajar sólo por lo que nos pide por ley, ni una hora más. Se acabó el resolver dudas por mail a las doce de la noche, corregir todos los exámenes para el día siguiente, preparar a ordenador todos los apuntes para los alumnos o mantener al día las webs de cada grupo. Si nos piden “sólo 37.5 horas”, eso cumpliremos.

Hay que destacar que existe una serie de derechos que no se tienen en Madrid. En el resto de comunidades, los profesores mayores de 55 años tienen una reducción de 2 horas lectivas. Además, los profesores están a 18 horas lectivas y los jefes de departamento a 15 para compensar por su cargo. Esto supone que un jefe de departamento mayor de 55 años en Madrid trabajará prácticamente el doble de horas que uno de Castilla y León cobrando lo mismo (o menos).

– Como último regalo, Aguirre nos deja estas declaraciones:

En este vídeo afirma que “los interinos son empleados que entraron a dedo y que no han preparado unas oposiciones” para justificar que se dejen de contratar entre el curso pasado, éste y el siguiente (con la subida a 21 horas) miles de interinos. Pongo un ejemplo: en las oposiciones pasadas, un amigo sacó un 9.54 en la oposición por inglés. Como no tenía puntos previos de experiencia, se quedó sin plaza y más allá del 400 en la lista de interinos. Por supuesto, con los recortes no le han llamado. Decirle a ese chico (o a cualquiera de los miles de interinos que han aprobado los exámenes de la oposición) que “entra a dedo y no preparó la oposición” es poco menos que insultarle. Igual Aguirre confunde a los interinos, obligados a preparar oposición, con los profesores que son contratados en la enseñanza concertada y privada. Estos últimos es de suponer que están igual de bien preparados pero sí entran a dedo sin necesidad de haber pasado por ningún proceso selectivo transparente, aunque su sueldo también provenga íntegro de las arcas públicas.

Conviene recordar que en 2008 el número de trabajadores del sector público en España era el 12,75% de la población activa mientras que en Finlandia era el 24.6% o en Dinamarca el 31.3%. En educación la media también está por debajo de la Unión Europea, donde sólo Bélgica supera a España en centros concertados.

Añade Aguirre que “los de las camisetas verdes van a hacer una cabalgata, no sea que pensemos que siguen de vacaciones”. La frase habla por sí sola.

También cree que “todo aquel profesor que se necesite contratar a juicio del director del centro será contratado”. Que se lo digan a los cientos de directores a los que les han recortado la plantilla después de haberla recortado previamente por las 20 horas. Se ha pasado de hacer entre 3 y 4 guardias a hacer sólo una, se eliminan muchísimas actividades extraescolares y no hay horas de profesores para desdobles, laboratorios ni bibliotecas. Sólo han concedido los profesores justos para las 20 horas lectivas sin desdobles. Ya quisieran los directores poder pedir más profesores, la plantilla se cierra desde arriba, no desde los centros.

Siempre nos cabrá la duda de si Aguirre afirma lo que afirma por puro desconocimiento. A veces no se sabe qué es peor.

Lo que la crisis ha conseguido a la perfección es que la mayor parte de la sociedad considere privilegio todo aquel derecho que se ha ido consiguiendo en años pero que se tarda días en eliminar. Probablemente si en lugar de 30 horas lectivas se nos pidieran 50 o no se nos cubriera ni ese 60% de sueldo en las bajas, muchos también lo verían bien: somos funcionarios y además, profesores, es decir, la escoria laboral. Junte una crisis con la política liberal de Aguirre y elimine entre aplausos la enseñanza pública en un curso académico.

* Lola M. es profesora en un instituto público de Madrid.

Fotos: G.B. (Zonaretiro.com)

Compartir

9 Comentarios

  1. Vamos a ver, Lola M., aunque estoy en total desacuerdo con las medidas de Aguirre, he de decirte que te equivocas de medio a medio en algunas de tus afirmaciones. Por ejemplo:
    – Los profesores funcionarios de carrera (adscritos a MUFACE), es decir, la mayoría, no verán disminuidas sus retribuciones en caso de baja médica, puesto que pertenecen a un régimen especial de la Seguridad Social y no al General (el personal incluido en este último sí que se verá afectado).
    – Desde hace muchos años, la obligada permanencia en los Institutos es de 30 horas semanales: 25 horas (27 períodos o casillas ) entre actividades lectivas y complementarias; y 5 horas semanales de cómputo mensual dedicadas a evaluaciones, claustros y recreos (es decir, que se cumplen cuando se llevan a cabo las actividades antedichas). Ha cambiado, eso sí, la mención a las 21 horas lectivas como algo normal, cuando antes eran 18. Te recomiendo, no obstante, que revises tus horarios personales de los últimos cursos para que puedas verificar lo que digo.
    Por último, te rogaría que te informaras bien antes de escribir: ya está la gente bastante acongojada como para encima amargarle más la vida con falsas informaciones. Un saludo y buen año 2012.

  2. En cuanto a las bajas, en el centro nos han dejado bien claro que sí nos afecta, al igual que a todos lo funcionarios (ojalá no sea así, pero según he entendido, sí). Y en cuanto a las horas de permanencia, ahora no se habla de cómputo mensual sino de 30 horas semanales de permanencia en el centro, sin explicar de qué modo. Yo quiero creer que seguirán siendo de cómputo mensual, pero ni siquiera sabemos cómo serán repartidas.

  3. Camándulas, a raíz de tu apreciación, he buscado la legislación, a ver cómo se interpreta:

    De las 37 horas y 30 minutos de jornada semanal, 30 serán de obligada permanencia en el centro. De estas últimas, un mínimo de 25 se computarán como horario regular de los profesores, el cual comprenderá una parte lectiva y otra de carácter complementario. La parte lectiva podrá llegar hasta 21 horas. El resto, hasta completar las 25 horas, se dedicará a actividades complementarias.
    Las horas restantes hasta completar las 30 horas le serán computadas a cada profesor como horario no fijo o irregular. Las siete horas y media que no son de obligada permanencia en el centro se dedicarán a los deberes inherentes a la función docente.

    Tenemos 4 horas complementarias. ¿Hay que meter ahí las 3 guardias, reunión de departamento, reunión de orientación, reunión con padres y tutoría? ¿Cómo se casa todo eso? ¿Pasan a ser esas “irregulares”? ¿Dejamos de tener 3 guardias? Por cierto, ahora no se habla de periodos, ni se menciona. Si se refieren a ambas cosas, las 21 horas serían 24-25 periodos. Si dejan de computarse como periodos, estamos en las mismas… ¿De dónde sacamos esas 7 horas complementarias?

  4. El quid de la cuestión es que creo que suprimirán las CHL por encima de las 18 lectivas (en contra, eso sí, de la Orden ministerial 1994), de forma y manera que tendremos 21 períodos lectivos y 6 períodos (hasta 27 períodos, como hasta ahora, para cumplir las 25 horas efectivas computables en el horario personal) para actividades complementarias: guardias, reunión de departamento, atención a padres y reuniones de equipos docentes. Por otro lado, en tu Centro podrán decir lo que quieran pero, en relación a las bajas, te repito que nosotros pertenecemos a un régimen especial, y no al general, de la Seguridad Social (consulta al efecto la página de MUFACE Madrid en el apartado de Prestaciones, subapartado de Incapacidad temporal).

  5. Pero sigo sin entenderlo: pone exactamente 21 horas, no períodos. Si se van a usar los periodos para las complementarias (27) también se usarán para las lectivas (y saldrían 24, y eso ya sí que sería el colmo). No veo claro en absoluto lo de la permanencia, de hecho, creo que es así de laxa para que ellos la interpreten como les venga bien.

    En cuanto a las bajas, todos los profesores que conozco dan por sentado que sí nos afecta. Yo lo leí aquí: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2011/12/20/madrid/1324383474_191902.html donde dice “En el régimen general, que es el que tienen 107.000 trabajadores (administrativos, justicia, bomberos, docentes…), la Comunidad o la Seguridad Social, dependiendo del tramo, pagaban el 60% entre el cuarto día de baja y el vigésimo. Madrid aportaba, según una portavoz del Gobierno regional, un 40% más hasta llegar al sueldo íntegro en virtud de acuerdos y convenios colectivos con sus trabajadores. Esos acuerdos serán papel mojado a partir del 1 de enero. […] En resumen: a partir de ahora, el empleado público que esté de baja por enfermedad cobrará menos. Tanto si pertenece al régimen general, como al de mutualismo o al estatutario.”. Supongo que puede que el periodista tampoco estuviera informado, he preguntado a Muface pero no me han contestado hasta ahora (normal… 6 de enero…).

  6. Vamos a ver: si usasen el concepto hora para las actividades lectivas, las mismas ocuparían 23 períodos o casillas de 55´, con lo cual sólo dispondríamos de otras cuatro casillas (hasta 27, el equivalente a 25 horas) para las actividades complementarias, número claramente insuficiente; de ahí que serán a todas luces 21 períodos (y no horas) lectivos y seis complementarios, es decir, que lo que pretenden con la nueva normativa es fijar como legales las ilegales instrucciones de comienzo de curso 2011-12 y evitarse contenciosos en el futuro. No obstante, si quieres nos podemos jugar unos whiskys (de malta, por supuesto). Por lo que se refiere al tema de las bajas, vas lista como hagas caso a los periodistas (por lo general, gremio que no investiga la normativa y se queda en el titular impactante). Te vuelvo a remitir a la página de MUFACE y, añado, a la disposición adicional segunda de la Ley de medidas fiscales y administrativas de la Comunidad de Madrid (BOCM de 29 de diciembre 2011), donde se hace alusión implícita a los distintos regímenes de la seguridad social que afectan al conjunto de empleados públicos de la Comunidad.

  7. Camándulas, me fío más de ti que del periodista, sobre todo teniendo en cuenta que eso hace que no nos afecte el cambio (aunque veo que sí afectará a casi el resto de funcionarios, ¿no?). En cuanto a las horas, defiendes por tanto que utilizan “horas” como sinónimo de “periodos” en las lectivas pero no en las complementarias. Teniendo en cuenta que en la legislación previa sí se hacía esa diferencia, ¿tenemos que suponer que son así de ineficientes o simplemente lo han hecho con mala intención para luego decir “no me di cuenta”?

  8. Bueno, la canallesca medida de las bajas afectará a todos los empleados públicos de la Comunidad que no pertenezcan a cuerpos estatales de la administración civil del Estado y que, por lo tanto, no sean mutualistas de MUFACE y estén adscritos en consecuencia al régimen general de la seguridad social. Con respecto a la segunda cuestión, la CM utiliza el término horas tanto para las actividades lectivas (hasta 21) como para las complementarias (hasta completar las 25 totales), lo que supone 27 períodos semanales de 55´entre lectivos y complementarios (en la práctica, y por razones organizativas, ya verás como esto se traduce en 21 períodos lectivos y 6 complementarios). Por último, creo que son tan ineficaces como malitencionados, además de alguna otra cosilla más que omito porque hoy tengo un buen día (será el espíritu de Baltasar o, tal vez, el de Melchor).

  9. Pregunta: ¿Hay seguros para poder cobrar el 100% de la paga en caso de accidente no laboral? ¿Cuánto cuestan? Habrá gente que no pueda permitirse ganar sólo el 60% o el 75% del sueldo y entonces opten por asegurarse de alguna forma. Teniendo en cuenta esto, no pagar el 40% del sueldo si te rompes una pierna el fin de semana equivale a una bajada de sueldo: lo que cueste un seguro que sí te lo cubra.

Deja un comentario