Unas dos mil ovejas ‘se manifiestan’ por su derecho de trashumancia

0
181

C. Linares.- Un rebaño de unas 2.000 ovejas merinas blancas y negras procedentes de la localidad pacense de Siruela han cruzado este domingo las principales calles y avenidas de Madrid, guiadas por pastores y perros mastines, en el marco de la XIX Fiesta Nacional de la Trashumancia.

En este ya tradicional recorrido del ganado trashumante por el centro de la capital, organizado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en colaboración con el Ayuntamiento, han participado también una decena de sementales mansos, procedentes igualmente de la comarca pacense de La Siberia, medio centenar de vacas avileñas y numerosos caballos llegados desde Sevilla y Toledo.

Los animales han iniciado su ruta en la Casa de Campo y han llegado al centro de la ciudad por los puentes del Rey y de Segovia, Madrid Río, las calles de Segovia y Mayor, la Puerta del Sol, la calle de Alcalá, la plaza de Cibeles y, de nuevo, la calle Alcalá hasta finalizar en Ventas, donde el ganado fue embarcado para su regreso; un recorrido que se ha producido este año con un considerable retraso.

publicidad

Como cada año, un representante del Ministerio de Agricultura y otro del Ayuntamiento de Madrid, en este caso la directora general de Desarrollo Rural, Begoña Nieto, y el presidente del Distrito Centro, José Enrique Núñez, han dado la bienvenida en la plaza de la Villa a los pastores trashumantes.

Allí han recibido el simbólico pago en maravedíes que establece la Concordia de 2 de marzo de 1418 entre los Hombres Buenos de la Mesta de los Pastores y los Procuradores del Consejo de la Villa de Madrid para permitir el paso del ganado por la capital.

Ante la mirada curiosa de miles de madrileños y turistas, han participado también grupos regionales folclóricos llegados de diferentes partes deEspaña.

Jornada festiva en Casa de Campo

Paralelamente, a mediodía en la Casa de Campo ha tenido lugar una exhibición de esquileo en la que se ha mostrado el proceso tradicional de manejo de la lana, una de las principales materias primas textiles y base de la economía española durante más de cinco siglos.

Como novedad, durante el recorrido se han mostrado productos típicos de Badajoz como el “bodigo”, un pan relleno de carne, productos de matanza, como chorizo, cubierto de azúcar, almendras peladas y huevos duros cocido en horno de leña.

Con este acto se pretende reivindicar, un año más, los derechos de paso, la conservación, el acondicionamiento de las cañadas para el tránsito no motorizado y el desarrollo sostenible, a la vez que acercar el mundo rural a toda la sociedad en su conjunto.

La primera Fiesta de la Trashumancia se celebró en otoño de 1994 con un rebaño de ovejas merinas del ganadero pacense Cesáreo Rey, y en ella se reivindicaba la aprobación por las Cortes de la nueva Ley de Vías Pecuarias, que finalmente vio la luz el 23 de marzo de 1995.

Compartir

Deja un comentario