La altura de la ley

0
132

A. Pérez*.- En tiempos de bonanza económica, buena parte de infraestructuras y equipamientos se financiaban a través de la construcción de pisitos. Y ése es el mecanismo que pusieron en marcha el Atlético de Madrid, Mahou y el Ayuntamiento de Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid gana un espacio urbano en el entorno del Río y soterrar la M-30, que discurre bajo la actual tribuna del campo, Mahou rentabiliza su suelo y el Atlético de Madrid construye su estadio en la Peineta.

Todo ello supone indudables beneficios económicos para unos y calidad urbana para otros. Y se trata de que los costes se financien a través de la construcción de vivienda.

publicidad

Planificar amplias zonas verdes y de esparcimiento y algún equipamiento obliga a incrementar la edificabilidad, concentrando ésta en edificios de altura, para obtener los recursos necesarios y abordar el coste de infraestructuras previstas, básicamente el soterramiento de M-30 y el nuevo Estadio. Sólo compensando cargas y beneficios puede tener salida esa operación.

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, remitiéndose el art.39 de la Ley del Suelo que dice que “no podrá edificarse con una altura superior a 3 plantas más ático” ha creado la lógica incertidumbre. Y no sólo sobre este desarrollo. Operaciones como la Plaza de la Cebada, el antiguo cuartel de la calle Granada o las instalaciones de Metro en Cuatro Caminos, por citar operaciones públicas, estarían en entredicho.

En nuestra opinión, cabe diferenciar entre nuevos desarrollos y suelo urbano consolidado y, sobre todo, antes de hacer demagogia, pensar en las consecuencias. Pero ya sabemos que quien hizo la ley hizo la trampa.

*Ángel Pérez es portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Madrid

Ilustración: Patri Tezanos (Zonaretiro.com)

Compartir

Deja un comentario