“La Psicología también es desarrollo personal, no sólo tratar patologías”

0
704

R. Pulgar.- Entre consulta y consulta ZonaRetiro se adentra en la ‘Asociación Mentes Abiertas’ con el propósito de conocer un nuevo modelo de psicología que han puesto en marcha tres jóvenes recién salidos de la Facultad. José, Rafael e Ignacio buscan dar un servicio social de la psicología al alcance de todos. Desde una mentalidad de autogestión, y con el propósito de dar una formación a los recién graduados, ofrecen un servicio a pie de calle en el que todos los madrileños que quieran pueden acudir a un psicólogo a un precio realmente competitivo y sin listas de espera. Un proyecto lleno de ilusión que esperan que se expanda poco a poco.

Rafael Gómez y José Álvarez, fundadores de Mentes Abiertas – R.P.

¿Cómo, cuándo y por qué nace Mentes Abiertas?

Ignacio Calvo (tesorero): Hace ocho años terminamos la carrera y comentamos las posibilidades que teníamos de ejercer como psicólogos clínicos, ya que veíamos que no había muchas opciones para practicar y formarse. Pensamos que la forma de ‘asociación’ era la mejor: un espacio en el que ejercer y en el que colaborase gente desinteresadamente y poniendo un precio racionable. Siendo una asociación nos podíamos permitir la alternativa de ofrecer terapia psicológica de forma más accesible ya que actualmente acudir a un psicólogo privado es muy caro. La idea se quedó ahí, y hace dos años la retomamos y constituimos la asociación.

Rafael Gómez (vicepresidente): Nosotros ya habíamos trabajado en asociaciones antes y el problema que vimos es que llegaba un momento en que se profesionalizaban tanto que perdían su carácter de voluntariado, ayuda al barrio… que ese es el fundamento de la asociación, es decir, un nicho muy pequeño de mercado de ayuda al barrio en el que se encuentran. Nosotros hemos tomado la idea de las primeras asociaciones de los años 80 donde la gente montaba talleres, hablaban de los problemas del barrio… pero llegó un momento en el que se profesionalizaron y hoy en día, ¿cuántas quedan? La idea es volver al origen de auto gestionarse mediante cuotas o servicios.

publicidad

IC: Nosotros no vivimos de esto. Venimos del sector privado y esto supone lo comido por lo servido. Si el día de mañana esto funcionara muy bien pues podríamos contratar gente y sería estupendo. Pero el objetivo ahora es cubrir gastos. El voluntariado dentro de la asociación es muy importante. Nosotros no pedimos que se venga ocho horas al día, sino que vengas, por ejemplo, dos horas a la semana y veas a un paciente que a lo mejor, si no hicieras tú esa labor, él no tendría la oportunidad de ir a un psicólogo. El único requisito que pedimos es que seas psicólogo colegiado.

¿Qué tipo de paciente acude a vuestra asociación?

IC: La mayoría de los casos son relacionados con la ansiedad. La horquilla es súper amplia, desde un paciente de 70 años hasta adolescentes. Nosotros no tenemos filtros, somos muy generalistas. Tenemos una visión de la psicología muy amplia, hemos evolucionado hacia un punto en el que pensamos que es más importante integrar teorías psicológicas que adherirte a una.

RG: Tenemos una psicología integradora y gracias a la formación que tenemos podemos integrar la piscología desde varios enfoques y técnicas por eso las personas que van llegando son muy heterogéneas.

Estamos acostumbrados a ver en las películas, sobre todo en las americanas, gente que va al psicólogo y es lo más normal del mundo. Sin embargo, en España todavía existe ese prejuicio de que si vas al psicólogo es porque estás loco. ¿Cómo veis los prejuicios existentes acerca de vuestra profesión?

RG: El problema viene de los precios existentes. Si tienes que justificar el precio del psicólogo es porque te pasa algo, pero la psicología no es solo tratar las patologías existentes, también es el desarrollo personal y el potenciar a las personas. Yo creo que el prejuicio viene por ahí, es tener una causa para poder justificar pagar los precios que hay en las consultas privadas.

IC: La facilidad que ponemos con la asociación permite prevenir, no solo tratar algo patológico. Creo que a día de hoy la gente sabe diferenciar los problemas más graves, como puede ser trastorno bipolar, de por ejemplo no poder hablar en público, o tener un ataque de ansiedad. La vida tiene tantas problemáticas que nosotros podemos trabajar muchísimos términos más allá de los problemas crónicos.

Mencionáis en vuestra página web términos como bienestar o calidad de vida. ¿Al psicólogo hay que ir cuando existe un problema o se puede ir sin que aparentemente no te pase nada?

RG: El primer contacto con la psicología es porque se tiene un problema. Una vez superada esa primera vez, mucha gente se plantea la posibilidad de seguir yendo para que no vuelva a ocurrir. Pero la psicología que ofrecemos nosotros a un precio razonable es para que la gente pueda integrarla en su vida. A lo largo de nuestra vida tenemos crisis y momentos complicados –ser padre, tener que cuidar a una persona mayor en casa…- son cosas que estaría muy bien prevenirlas.

IC: Nosotros no obligamos a nadie. Lo fundamental es la voluntad y que una persona que en el momento en que perciba que hay algo que se te ha escapado de las manos tiene muchos motivos para venir. Como dice Rafa, a lo largo de tu vida todos estamos expuestos a situaciones como para tener que plantearnos buscar una ayuda, aunque suponga un golpe para nuestro ego.

Habéis mencionado que la psicología privada es muy cara y que no todo el mundo tiene recursos económicos suficientes para poder acceder a un psicólogo. ¿Cómo debería funcionar la sanidad pública para que esto no ocurriera?

IC: Yo no se si a día de hoy cabe la opción de la psicología en la sanidad pública. Poder entrar en la sanidad pública sería siempre bajo un copago. Entiendo que si ya es difícil que en cuestiones de medicina como puede ser un médico de cabecera solo pueda ver a una persona cinco minutos y tras una cola de espera, pues una consulta psicológica es prácticamente imposible.  (Se va a ver a un paciente).

RG: Hemos conseguido que nos reconozcan como personal sanitario, y eso es muy importante. Dentro de los centros médicos han permitido crear la figura del psicólogo. Este hecho fomenta que podamos intervenir en otro ámbito. Poco a poco vamos acercando la psicología para que esté dentro de los grupos de la gente, que no esté vista como algo patológico sino como algo más.

¿Qué problemas o necesidades tiene cada etapa en el ser humano que deben ser tratados por un psicólogo?

RG: Principalmente con la situación que tenemos por el tema del paro es normal que la ansiedad se desajuste y vivimos bajo una situación estresante. No tener una alternativa de realización personal y profesional genera una ansiedad, provocada por una incertidumbre ante algo amenazador, cuesta acostumbrarse a una situación nueva. Una situación de paro, que sabes que no va a ser puntual, dispara la situación de ansiedad. Entra José (presidente de A.M.A.)

Leí hace unos años un libro del psicólogo Victor Frankl titulado “El hombre en busca de sentido”. En él, el autor, decía cuando estuvo preso en un campo de concentración nazi que “quien tiene un porqué, aguanta cualquier cómo”. ¿Se pueden superar la mayoría de las situaciones gracias a la psicología?

José Álvarez: La tarea del psicólogo no es curar, es acompañar a una persona y mostrarle las herramientas que tiene para superar cualquier problema. Es encontrar ese porqué para superar casi todo. Facilitamos que la persona encuentre herramientas que no tiene para que se pueda superar.

RG: No tenemos por qué curar. Es igual que el cirujano que tiene que amputar una pierna, su idea no es curar, es amputar. Es igual de si una persona tiene alguna deficiencia le ayudamos a aceptar su porqué para que pueda vivir con ello.

Tengo entendido que ofrecéis un servicio de ‘auditoría web’. ¿En qué consiste?

JA: Nace de detectar una necesidad. En internet todo el mundo maneja mucha información y creemos que tiene que haber algún tipo de seguridad en las páginas que tratan de temas psicológicos. Mucha gente recurre a una página con ansiedad o malestar y creemos que es positivo que haya cierta seguridad que garantice que hay un psicólogo detrás de la web, que haya intimidad…

RG: Por otro lado parece que todo el mundo puede opinar de Psicología y se pueden generar páginas por gente que no es experta y cometer errores garrafales. La idea es que el contenido sea verificado por un psicólogo que se responsabiliza del contenido.

Por último, la sociedad española está pasando por una época de crisis económica grave que se canaliza por medio de manifestaciones y concentraciones. Desde un punto de vista de psicología social, ¿cómo veis a la sociedad española?

JA: Las manifestaciones están expresando un malestar y una rabia por muchos mensajes contradictorios que estamos recibiendo. Las manifestaciones son sanas en la medida en que es una emoción latente. Desde finales de verano hay mucha más gente pidiendo en la calle, mucha gente que ha perdido el subsidio que le ayudaba a llegar a fin de mes… es una situación desesperada y es normal.

RG: la gente se manifiesta porque quiere cambiar. Quieren participar en lo que está ocurriendo. Ver cómo las personas manejan su frustración de este acontecimiento es fundamental. Es muy sano que la gente se pueda manifestar y canalizar la frustración de forma libre. Por otro lado, los funcionamientos de los mecanismos de qué va a pasar, qué va a ocurrir… Además esta crisis se está prolongando demasiado, pero siempre hay gente que se va adaptando a los nuevos tiempos. Se está generando ese ADN en el que la gente muestra su malestar, es una respuesta adaptativa a lo que está ocurriendo. Se está generando una conciencia social de todos a una, como se diría, y eso es muy importante para la adaptación, el no sentirte parte de una minoría.

Compartir

Deja un comentario