Cinco diseñadoras de moda gótica deslumbran en Joy Eslava

0
2369

L. Torres.- La principal protagonista de esta III Semana Gótica de Madrid, que se ha celebrado esta semana en la capital, ha resultado ser la moda. A través del espacio ‘Plataforma G‘, diseñadores de ropa gótica, steampunk, victoriana y visual, entre otras tendencias, dieron a conocer su trabajo en público este viernes 28 de octubre en la Sala Joy Eslava (c/ Arenal, 11).

Los cabarets, vaudeville, damas sureñas y el lejano oriente estuvieron presentes en la colección ‘New Orleans’ de My Gothic, en la que primaron la femineidad y la comodidad pese al tamaño de algunos diseños. Con sus tres líneas, Sandra Granado mezcló ropa de época y cortes imposibles con el pret-a-porter. En ‘New Orleans’, al igual que en la ciudad de Louisiana, los colores resultaron fundamentales y se constituyeron en la forma de dar energía y de transmitir la singularidad de un lugar mítico.

Sara Vidigal Gómez, de EvilShara Art & Design, sorprendió con su colección ‘Ninja Obsession’. Esta diseñadora madrileña se inspiró en la cultura japonesa para crear los trajes. “La idea era mezclar telas tradicionales japonesas con la estética Ninja sumando a estos algunos toques góticos”, asegura. “Utilizando la fantasía y la estética ninja, sumadas a telas de kimonos, he querido crear algo así como ‘Ninjas urbanos’, afirma a Zonaretiro.

publicidad

Velvet Damita presentó ‘Poison’, colección inspirada en la canción del mismo título de Alice Cooper, difiniendo el concepto de “femme fatale”. En su desfile, mantuvo unas líneas originales clásicas inspirándose en la moda de los años 40, actualizándola tanto en los materiales como en los diseños.

Gem Von Tildod, por su parte, dibujó una colección basada en el estilo steampunk, dónde los detalles y la combinación de accesorios son los que marcan el punto de inflexión: chisteras, tocados, bolsos, broches, googles y todo lo imaginable para conseguir un estilo muy steampunk, con tonos marrones y grises, mezclado con cuero y gales.

Jac the Rimmel cerró Plataforma G con ‘Cabaret Syndrome’, transportando a los asistentes a una casa de variedades de cualquier carretera perdida, esos donde las vampiras bailan para obtener sangre fresca, los zombies se casan al estilo de Las Vegas, y el candor, la sensualidad y la picardía son los emblemas de la casa. Inspirada en las películas de Serie B, el Vaudeville se mezcla con el glamour del Burlesque de los 40, las plumas, los cementerios, las sedas y los encajes.

Iguerne, por su parte, presentó ‘Delirious’, una colección nace como consecuencia de años de sueños, diseñados y por fin llevados a los tejidos. Iguerne pretende mostrar una evolución del ropaje medieval, pasando por delirios góticos que se transforman hasta llegar a la locura del Steampunk. Es una colección con mucha variedad de tejidos, texturas e inspiraciones. Busca enmarcar un modelo con un escenario y hacer sentir al espectador el tránsito entre épocas.

Compartir

Deja un comentario