Los agentes del Retiro, incapaces de frenar el ‘cruising’

0
2469

S. R.- La práctica del cruising (sexo al aire libre) se ha convertido en habitual a diario en el Parque del Retiro, como denuncian los agentes del parque, incapaces de frenar el fenómeno, del que basta teclear su nombre en Internet para ubicar los espacios y leer las opiniones de quienes lo practican, que escriben que “el ajetreo comienza dos horas antes de cerrar el parque, en la zona del Retiro donde las farolas no funcionan. ¿Casualidad? No. Cuando entras y los ojos se acostumbran a la oscuridad, te das cuenta de que estás en la fiesta del onanismo en bancos y arbustos”. Hay quien disimula, haciendo que simplemente pasea al perro, y quien ni siquiera se esconde.

Publica El Mundo este domingo que “los agentes de parques denuncian que no reciben instrucciones sobre cómo frenar el ‘cruising’ en El Retiro”. Algo que, como el cruising, no es nuevo.

Cuenta este diario que el proyecto de creación de un Cuerpo de Agentes de Parques de Madrid diseñado en 2005 por el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón sigue sin alcanzar altura una década después: los 39 profesionales con los que se puso en marcha inicialmente este servicio se han reducido a 36, destinados exclusivamente al cuidado de El Retiro.

A la falta del personal necesario para supervisar las más de 6.000 hectáreas de zonas verdes de conservación municipal que hay en la ciudad se une el hecho de que los efectivos que componen la exigua plantilla carecen de “criterios claros de actuación, organización y funcionamiento interno”, lo que consideran que “resta eficiencia y operatividad” a su trabajo. Y no cuentan con directrices específicas sobre cómo actuar para tratar de frenar la práctica de sexo al aire libre en la zona más frondosa de este espacio natural.

publicidad

La denuncia de los propios agentes de parques ha llegado al Ayuntamiento, donde han entregado un detallado documento con propuestas para el desarrollo del Cuerpo.

En el Área de Medio Ambiente del consistorio están “estudiando” soluciones.

Compartir

Deja un comentario