Mi hijo se hurga la nariz

0
681

V. Ganem*.- Los niños descubren sus manos y sus pies -su cuerpo- moviéndose: llevándoselos a la boca, viéndolos, tocando… Pasa lo mismo con las fosas nasales: los niños están descubriendo su cuerpo. Además, el orificio es del tamaño perfecto para que entre un dedo y puedan investigar. Su nariz y sus mocos son nuevos para ellos.

Según el médico austriaco Friedrich Bischinger, un conocido y famoso neumólogo, es sano que los niños escarben la nariz; se mantiene limpia y además sirve como vacuna y refuerza su sistema inmunológico de una forma natural.

Podemos enseñar a los niños que en público no se ve bien “sacarse los mocos”, pero es algo que no podemos prohibir. Es parte de su desarrollo que exploren, los saquen y, en algunas ocasiones, se los coman. Es un acto saludable para los niños.

publicidad

¿Entonces?

Puedes contarle a tu hijo que el lugar más divertido para “sacarse los mocos” es en el baño porque lo puede hacer bolita, hacerlo grande y pequeño, embarrarlo, verse en el espejo y, al final, puede comérselo de un solo bocado o por partes. En fin, que sea mucho más divertido que en público.

Cuando veas a tu pequeño con el dedo en la nariz, dile: “Veo que tienes un moco en la nariz. ¿Vamos juntos al baño y lo hacemos grande y pequeño?”.

*Valentina Ganem es psicóloga infantil y directora del proyecto Crecer Juntos Con Arte (síguela en Facebook)

Compartir

Deja un comentario