La Educación que viene

0
131

Lola M.- Desde este verano, no hay semana en la que no suceda alguna novedad en el panorama educativo de la Comunidad de Madrid. En esta última, la primera de la era Rajoy, hemos considerado imprescindible detener el foco informatico en las tres siguientes:

-Nadie esperaba que llegara a suceder, pero sí: han mandado cartas a unos cuantos profesores que se atrevieron a llevar a cabo la mayor fechoría nunca vista: votar el domingo con la camiseta en defensa de la educación pública. Durante el fin de semana les llegó un telegrama desde los juzgados con una denuncia por incumplir la Ley Electoral y tienen 48 horas para presentar las alegaciones que consideren necesarias. Hay que recordar que la junta electoral prohibió las camisetas a interventores y componentes de las mesas pero explicitaba claramente que esa prohibición no se hacía extensiva a los ciudadanos que fuesen a votar. A pesar de que todos los partidos llevan la defensa de la educación pública en sus programas electorales, la junta electoral (la parte denunciante) ahora establece que la camiseta es “propaganda electoral”. Si algún partido cree que esa camiseta es propaganda electoral, debería hacérselo mirar. Lo próximo será no dejar votar con una camiseta en la que ponga “los jubilados tienen derecho a una pensión” o “me gustaría no tener que esperar dos años para una operación”. Eso sí, los polos rosas Lacoste sí estaban permitidos.

-El jueves pasado, un profesor ataviado con la perversa camiseta acudió a un acto organizado por el Grupo Santillana, “La educación en la sociedad digital”. Estaba previsto que acudiese la consejera de Educación, Lucía Figar, pero, tal y como viene siendo habitual en las últimas semanas, canceló su asistencia. Sí acudieron dos representantes del gobierno de la comunidad de Madrid: Rocío Albert López-Ibor, Directora General de Mejora de la Calidad de la Enseñanza, y Francisco López Rupérez, Presidente del Consejo Escolar de la Comunidad. Comenzaron a ensalzar las maravillas tecnológicas en los colegios e institutos de la Comunidad de Madrid olvidando la realidad: aulas sin conexión, ordenadores que no funcionan y dotación completamente insuficiente. En el turno de preguntas, el deslenguado profesor les preguntó si conocían el sistema AFDI (el sistema que utilizan los profesores para poner faltas o notas, de paupérrima calidad, con muchísimos fallos y cuya pésima existencia seguro que habrá traído muchos beneficios a alguna empresa). También preguntó en qué modo la supresión de las horas de los responsables TIC (Tecnología de la Información y Comunicación) de los centros podría aportar algún beneficio a estos. Por supuesto, no supieron responder a ninguna de las dos preguntas, sacando a la luz su desconocimiento sobre la realidad educativa a pesar de los cargos que ocupan.

-La Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha dicho esta semana que los centros educativos deben limitarse a instruir, y no a educar. La educación tiene que provenir exclusivamente de las familias. Tendremos que suponer entonces que los profesores tienen que mirar hacia otro lado cuando haya algún tipo de agresión, cuando un alumno tenga un problema familiar grave o cuando esté en riesgo de iniciarse en las drogas. El profesor tendrá que limitarse a sus ecuaciones o sus complementos directos. Nada de tratar el ciberbulling, el acoso por ser diferente, la prevención de violencia machista o la mediación de conflictos. Si en casa no se han tratado estos temas, mala suerte, en el instituto sólo se instruye. Eso sí, los chicos de los centros privados y concertados religiosos, es decir, la mayoría, sí deberán ir a misa semanalmente, que eso es instruir, no educar. Será por instrucciones…

Y mientras tanto, nueva huelga y, sobre todo, nuevas concentraciones. Para el desmantelamiento de la educación pública, al menos, van a tener oposición por parte de esos delincuentes con camisetas verdes.

*Lola M. es profesora en un instituto público de Secundaria y Bachillerato de la Comunidad de Madrid.

Compartir

Deja un comentario