El Ayuntamiento, acusado de “favoritismo” en la concesión de una escuela infantil

6
826

G. Bravo.- El próximo 31 de agosto vence el contrato de adjudicación de la Escuela Pública Infantil Ruiz Jiménez y la Administración ya ha decidido cuál será la empresa que lo gestione los próximos cuatro años. Aunque no se ha cometido nada ilegal a priori, la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) de la Escuela Infantil Ruiz Jiménez ve “señales claras de favoritismo” en la nueva designación del centro, que ha ido a parar a una empresa creada hace año y medio, sin experiencia conocida en educación, y cuyo proyecto educativo es el más barato de los 11 finalistas: Parvus Educaciona S. L.

La Oreja Verde, la actual empresa gestora del este centro – el único de capital público del Distrito Salamanca y que enseña a 109 niños de 0 a 3 años-, ha sido públicamente defendida por el AMPA del colegio, que se ha manifestado a su favor en varias ocasiones desde que se conoció la posibilidad de que el centro cambiara de manos, “para imponer un proyecto más barato”, según los padres, que llevaban dos meses esperando conocer  el nombre de la empresa adjudicataria. Tras esta decisión, todos los empleados de La Oreja Verde perderían sus puestos de trabajo y se prevé que los que vengan cobren menos.

La persona encargada de adjudicar el centro es la técnico municipal Pilar Aguado, cuya valoración y la de su equipo han sido las únicas determinantes en la adjudicación de la escuela, que aún es preventiva, a falta de que Parvus demuestre sobre la mesa cómo podrá desempeñar su programa con un presupuesto tan ajustado (307 euros por niño y mes, frente a los 400 que el Ayuntamiento estaría dispuesto a pagar: un 23,4% menos).

publicidad

Presupuestos por debajo del límite

Además, en comparación con sus competidores, este presupuesto es un 10,58% más bajo que la media total de los presentados, lo que le sitúa dentro lo que se llama ‘baja temeraria’; o lo que es lo mismo: no es seguro que Parvus sea capaz de gestionar un curso con el presupuesto presentado.

El punto débil del proyecto de La Oreja Verde es que es el más caro: 390,19 €, pero lo que el AMPA valora es que haya conseguido 49 puntos sobre 50 en el examen municipal que valora el método educativo, el más alto. Parvus ha obtenido 35,5, quedando en segundo lugar.

“Lo que no nos encaja a los padres es que una empresa nueva, sin experiencia y con el presupuesto más bajo de todos los que se han presentado sea la segunda que más nota saca en un examen en el que otras con mucha más experiencia -como Chiquitín o Eulen- no han superado los 22 puntos”, aseveraba la presidenta del AMPA, Isabel Molina.

Sospechas de favoritismo

Parvus, al tratarse de una empresa nueva, no puede acreditar ningún ejercicio anterior, algo exigido en una de las cláusulas del pliego de concesión, aunque se puede obviar, ya que de otro modo no podrían concurrir empresas recién creadas.

La técnico la ha obviado, dando al AMPA el tercer motivo de sospecha, junto con el bajo presupuesto y la elevada nota obtenida. “No se entiende que una empresa sin experiencia, haya logrado esta puntuación e intente educar a nuestros hijos con un presupuesto tan bajo. ¿De dónde van a recortar? Además, qué curioso que solo se hayan presentado a este colegio y lo ganen, ¿no?”, exclamaba nerviosa una de las madres.

Compartir

6 Comentarios

  1. En este país la corrupción, desgraciadamente, impregna desde los despachos ministeriales hasta las aulas más discretitas de los coles… pena…

  2. ¡ que vergüenza !
    que se recorte en educación es inadmisible, pero que se recorte en alimentación es casi peor.
    !un yogur para cuatro niños, arroz blanco y pasta un día si y otro también ¡
    así invertimos en el futuro…

    • Cuántas escuelas tienen que ser sacrificadas antes de que alguien con potestad haga algo?? Luego nos quejaremos de los jóvenes del futuro.

  3. Los politicos al servivio de los ciudadanos o de las empresas?
    Siempre vamos con el mismo refrán. Todo bonito delante de las camaras y cuando se tiene que jugar el papel por el cual se les han elegido desaparecen y peor van en contra del sentido común.
    Que no nos hablen de la excelencia en la educación si lo que importa es favorecer a los amiguetes.
    Supongo que para ser rentable Parvus tendrá que hacer pagar a los padres todo tipo de servicios adicionales (si un baby, si un menu, si un cumpleaños en fin de semana, si un servicio de guardería extra…) y quien pagará? Los padres. Pues NO! Basta de hipocresía y corrupción. Una rápida busqueda en Internet demuestra que Parvus esta actualmente buscando gente cualificada con diploma de inglés, experiencia en educación infantil (o sea que ellos si ya saben que tenían adjudicado el proyecto! antes de que fuera oficial el anuncio. Raro, no?) … y los van a pagar 900 euros brutos al mes o sea una miseria y sin duda una tomadura de pelo para la gente que se pondrá a trabajar para ellos a este precio. La calidad se paga. Y para los padres sin lugar a duda el riesgo de ver esta gente desmotivada y cambiada regularmente…. Muy mal.

  4. Se deberían impugnar estos concursos tan flagrantemente amañados, se debería exigir la dimisión de personas como esta técnico de educación que, por acción u omisión, velan por cualquier interés menos el de las escuelas y niños que a ellas acuden dentro de su jurisdicción.
    Deberíamos, de una vez por todas, impedir con nuestra palabra y nuestros actos reivindicativos que se siga jugando con el bienestar, salud y futuros de nuestros hijos.
    Ojalá cada vez mas voces se unan a este clamor pro ayudas para la infancia que poco a poco se está gestando hasta que se convierta en un grito alto y unánime.,

Deja un comentario