Las asambleas populares del distrito de Salamanca empiezan a trabajar

0
246

P. Horrillo/ I. Moneo.- 11:30 de la mañana. Los vecinos de la asamblea de la plaza de Dalí se reúnen como de costumbre frente del antiguo local infantil Goron Goro. Se estrena pancarta. El número de personas participantes sigue bajando, pero la gente que acude se muestra comprometida y trabaja activamente en alguna de las comisiones.

En el primer punto del día, se debate sobre marcha de mañana domingo 19 de junio hacia el Congreso de los diputados. Por consenso, se decide quedar a las 10:30 en Plaza de Dali, en el mismo sitio donde tienen lugar las asambleas, para ir en grupo por la Calle Conde de Peñalver y unirse con la manifestación de la Columna Nor-Este en la Avenida de América a las 11:30, para ir juntos todos en el recorrido hasta Neptuno, donde terminarán todas las manifestaciones a las 14:00h.

publicidad

Al margen de la marcha, varios vecinos proponen celebrar una comida popular en el barrio para el domingo 26 de junio, y algunos se ofrecen voluntarios para organizarlo.

Posteriormente comienzan los turnos de las comisiones. La de infraestructura, que reúnen todos los miércoles a las 20h, sigue pidiendo voluntarios. Por su parte, desde Comunicación y Difusión, piden voluntarios para repartir carteles y anuncios.

Tras un largo debate, se crea una comisión para los niños, donde ellos puedan participar de alguna manera con sus propuestas. El punto más emotivo de la mañana llegó cuando se leyeron varias propuestas enviadas por niños como son: más árboles, menos contaminación, baños públicos y chiringuitos en los parques… De hecho, en la comisión de Educación de Sol están elaborando una forma de explicar a los niños el método asambleario mediante canciones. Finalmente, proponen traer el próximo día un monitor para estar al cargo de los niños que acudan a la asamblea.

En Guindalera, la asamblea se consolida

El calor del mediodía o la dureza de un suelo de cemento podrían resultar suficientes para desanimar a los vecinos de cualquier barrio a continuar reuniéndose para debatir sobre cualquier tema (por muy interesante que sea). Sin embargo, pese a los 30ºC y un sol de justicia o a que sea una mañana de “descanso” en el fin de semana, casi un centenar de vecinos del barrio de la Guindalera, en el distrito de Salamanca, han llegado a juntarse en la Plaza de San Cayetano. Es su tercera asamblea, ya que el sábado pasado, una vez reunidos a las 12 h. (tal y como habían quedado en la última reunión y habían corroborado en su blog y en su página de Facebook), tomaron la decisión de acudir a la Plaza de la Villa de Madrid para protestar durante el acto de investidura de Alberto Ruiz-Gallardón como alcalde de la ciudad por tercera legislatura consecutiva.

Los asistentes empiezan a ser habituales y ya tienen más claro el funcionamiento del método asambleario. Aunque todavía siguen debatiendo la forma de determinar el consenso de alguna propuesta, la mayoría ve con buenos ojos este ejercicio de democracia en la plaza de su barrio. Algunos de los asistentes vienen con sus hijos, aunque estos sean muy pequeños y algunos se remojen en las fuentes de la plaza mientras los “mayores” hablan. No se empieza con puntualidad pero los que van llegando charlan en pequeños grupos sobre los acontecimientos de la semana y, sobre todo, sobre la marcha de mañana. Por todo el barrio hay carteles sobre la convocatoria del #19j contra “El pacto del euro”, aunque algunos han sido arrancados. Mientras la asamblea comienza, varios vecinos reparten cuartillas en las que se explica el porqué del #19j. Aunque está extensamente explicado en el blog, muchos saben que hay gente que no utiliza internet habitualmente y no quieren que eso sea el impedimiento para entender la necesidad de salir a la calle el domingo.

Se comienza la asamblea con una premisa importante: las 14.30 h. es la hora tope para terminar. Todos quieren aprovechar el tiempo de la reunión al máximo, pero han visto que más horas no significan necesariamente mayor productividad. Se refresca la dinámica sobre el funcionamiento de la reunión y se explica brevemente cómo los grupos de trabajo se reunen a lo largo de la semana para tratar los asuntos que quieren cambiar y conseguir que la asamblea general apruebe por mayoría. Una nueva comisión ha visto la luz, fruto de la necesidad: la de infraestructuras. Los voluntarios que la conforman han pensado en todo, de cara a los sábados, para intentar que los asistentes estén más a gusto durante las reuniones: un toldo improvisado, unas botellas para tener agua fresca, unas sillas (pensando principalmente en la gente más mayor), y también llevan el mantenimiento del tablón de anuncios que encontraron roto hace un par de semanas.

Los temas son variados. Desde la reunión de mañana a las 11 h. en la misma plaza, para salir a la manifestación, a la necesidad de crear un mecanismo de actuación ante desahucios inminentes, a la creación de un banco de tiempo, hasta el debate sobre el gasto que supone para la ciudad la visita del Papa, no como Jefe de Estado Vaticano sino como cabeza de la Iglesia Católica. Todos respetan el turno, algunos piden la palabra más que otros, pero siempre escuchándose entre sí. De vez en cuando, se ve rular un bizcocho troceado que algún vecino ha traído para compartir. En sus caras se nota la trascendencia de las charlas y nadie les puede asegurar que todo este esfuerzo vaya a cambiar todo lo que desearían. Pero la consigna sigue estando clara: aunque sean pequeños gestos, van a seguir luchando.

Fotos: Zonaretiro.com

Compartir

Deja un comentario