Llega la alternativa natural al botox para eliminar arrugas: la argirelina

0
429

L. Torres.- Llega una edad en la que las arrugas aparecen para quedarse y aquellos que desean eliminarlas no pueden hacerlo con el simple uso de cremas. Hasta ahora, el botox había sido el modo más eficaz para lucir una piel tersa y lisa, pero una alternativa natural ha desplazado a este método invasivo: una nueva técnica que, tras arrasar en Estados Unidos, ha llegado al barrio de Salamanca de la mano de Reebok Sports Club.

El centro de Serrano 61 ofrece a los vecinos de este distrito el último tratamiento cuya eficacia ya han demostrado celebrities como Madonna, Michelle Pfeiffer, Nicole Kidman y Richard Gere, Kevin Costner, entre otros, porque este método de relleno de arrugas es efectivo tanto para ellas como para ellos

Se trata del Atoxelene, un compuesto formado principalmente por Argireline, hexapeptido natural que posee el poder específico de corregir las líneas de expresión, aumentar la firmeza de la piel y alisar las arrugas. Y que contiene ácido hialurónico liviano, vitaminas y antioxidantes.

publicidad

Según explica a Zonaretiro la responsable del spa del Reebok Sports Club, Noemí Gallo, sus resultados son “sorprendentes”. “Alisa, tensa la piel y rellena las arruguitas”, afirma.

Se aplica con un equipo médico estético de oxigeno hiperbárico y un pequeño aerógrafo, por lo que no es invasivo, como el botox.

“Bastan dos sesiones de 35 a 50 minutos cada una aplicadas con una semana de diferencia entre ambas para conseguir resultados visibles”, indica.

Se trata de un tratamiento de origen médico patentado por una compañía australiana que se ofrece en Reebok Sports Club desde el pasado mes de enero y que prueban tanto hombres como mujeres ya que “trata las arrugas de cualquier tipo de piel”, apunta Noemí Gallo. “Y funciona tanto con las arrugas suaves como con las profundas”.

“La piel queda mucho más lisa, rellena, luminosa… Más joven”, confiesa, al comprobar el resultado en el rostro de los madrileños y madrileñas que han pasado por las manos de las profesionales de su equipo de expertas en estética.

Su aplicación no provoca rojez en la epidermis y logra una hidratación en profundidad, “al utilizar una cantidad altísima de hialurónico, capaz de retener hasta mil veces su peso en agua“.

Y, a diferencia del botox, Atoxelene no es tóxico: es completamente natural y no requiere ser inyectado. Con oxígeno hiperbárico, se deposita en las capas más profundas sin dañar la superficie de la piel y no tiene efectos secundarios.

Además, rellena y alisa y no paraliza, como este último. Y “constituye una alternativa para todas aquellas personas a las que le gusta estar lo mejor posible pero de forma natural”, termina Noemí Gallo.

Compartir

Deja un comentario