Auténtico masaje balinés con aceites y flor de Tiaré sin salir de Madrid

0
1204

S. R.- A partir de ahora no habrá que viajar 13.000 kilómetros para disfrutar de un auténtico masaje balinés. Reebok Sports Club ha acercado este famoso ritual de relajación y bienestar a su centro de la calle Serrano, en el Centro Comercial ABC Serrano ubicado en el número 61 de la Milla de Oro.

Durante 65 minutos, aquél que se pone en manos de las especialistas en belleza del spa del Reebok Sports Club se teletransporta a esta mágica isla indonesia. Pasado este tiempo, además de la sensación de relax, el resultado es de una piel fina y totalmente nutrida, gracias a los principios activos que utilizan.

El activo principal es el Algomonoi, una mezcla oleosa extraída de la asociación original de tres vegetales de la Polinesia que posee propiedades hidratantes, suavizantes y protectoras. El primero es un extracto marino: el alga Sargassum Mangarevense, que –rica en oligoelementos como el Magnesio, el anti estrés por excelencia-, es muy beneficiosa para el bienestar y para la relajación muscular, y allí se utiliza en  ceremonias importantes.

publicidad

Los otros dos son extractos terrestres: el aceite de Coprah de coco, rico en ácidos grasos, y el Gardenia Tahitensis, extracto de flor de Tiaré, emblema de la Polinesia. Juntos forman reconocido aceite de Monoï de Tahití, que posee una acción suavizante, protectora, nutritiva e hidratante.

La nota sensorial la pone la Vainilla de Tahití, que se utiliza por sus propiedades estimulantes. Contiene heliotropina, un componente aromático con notas empolvadas, con olor a vainilla y flores que le confieren el perfume característico del masaje balinés.

La Flor de Tiaré – Tabats (Flickr)

Beneficios de las plantas sobre la piel y el estado de ánimo

Además de aprovechar los beneficios de las plantas, en este masaje se tienen en cuenta los puntos de acupresión en las líneas zen. Y el uso de aceites aromáticos templados, unido a las técnicas originales del Taurumi (arte del masaje en Polinesia) hacen de este momento una experiencia extrasensorial.

En la Polinesia, el masaje forma parte de su medicina tradicional desde la antigüedad y está considerado tanto como una filosofía de vida como una práctica ancestral, que equilibra la energía, activa la circulación y aporta relajación.

En el Reebok Sport Club mantienen intacto este simbolismo y ambientan la sala de masajes con Monoï -flores perfumadas- y utilizando los tuiponos de arena de Bora Bora para una parte del masaje balinés denominada Mahana (rayos de sol): un modelaje manual lento y profundo con aceite que se combina con la aplicación de estas bolsas de arena sobre las zonas de tensión para una relajación absoluta del cuerpo y de la mente.

La sensación durante el masaje, que en Reebok Sports Club ambientan con velas, es de un verdadero envolvimiento de las esencias de Tiaré del aceite que logra que la mente se libere, relajándose las tensiones del cuerpo, y a cuyo fin la piel se renueva, nutre e hidrata. Un lujo asiático, sin salir del centro de Madrid.

Compartir

Deja un comentario