Hidroterapia contra el estrés y el cansancio para rejuvenecer la piel

0
588

C. Linares.- El verano se presenta como la época ideal para revitalizar el organismo, tras once meses de duro trabajo. Para aquellos que buscan un tiempo para sí mismos en el que estimular los sistemas inmunitario, circulatorio y respiratorio y mejorar el aspecto de su piel, la hidroterapia es una de las mejores opciones.

 

Además de los citados beneficios, la hidroterapia puede mejorar una dolencia, además del aspecto físico, y “nos ayuda a relajarnos y quitarnos el agotamiento del día, promover la juventud y mejorar el aspecto de nuestra piel”, añade Noemí Gallo, la responsable del Spa del Reebok Sports Club del centro comercial ABC Serrano.

publicidad

Si hay un tratamiento que aúne salud, belleza y bienestar sin realizar esfuerzo alguno ni sufrir molestias, ése es el de la hidroterapia, que, además de aportar beneficios físicos, contribuye a la relajación mental y ayuda a desechar el estrés.

La hidroterapia se presenta con diferentes técnicas y diferentes beneficios, dependiendo del tipo de actividad escogida y el tiempo destinado a cada tratamiento, y sus efectos beneficiosos han sido probados para tratar desde los dolores provocados por artrosis, artritis, lumbalgias o cefaleas; hasta problemas circulatorios como los pies fríos, las varices o las hemorroides; o problemas de piel tales como la psoriasis o la dermatitis atópica.

Como bien cuenta Noemí Gallo, el spa consiste en “un circuito de agua en el que el cliente recibe el impacto de varios chorros que se encuentran a diferente presión y temperatura y que hidrantan la piel y relajan todo el cuerpo”.

El primer paso es la terma, que, con una temperatura de 50ºC y una humedad relativa del 70%, ayuda a nuestro cuerpo a transpirar e hidrata la piel, relajando el cuerpo y purificando al completo el organismo. Tras ella llega el baño de calor seco -o sauna– donde, a una temperatura de 90ºC (y en un ambiente seco de 10% H.R.) se eliminan las toxinas y aumentan las defensas.

En el spa del Reebok Sports Club también hay una piscina de hidroterapia con chorros a presión para los distintos grupos musculares, “ideal para aliviar tensiones”, explica Noemí. Y un cubo de agua fría revitalizante, que “estimula los nervios periféricos al entrar y salir rápidamente”.

A este paso le sigue el baño de calor húmedo (llamado baño turco) que, con una temperatura de 46ºC y una humedad de 90%, “somete al cuerpo a la acción del vapor de agua, mejorando la transpiración y la depuración”. Y la pileta de agua fría con cascada, para lograr el ‘efecto choque’ frío que conduce a la vasoconstricción.

Y el tratamiento completo finaliza con una ducha nebulizada (una lluvia fina de agua fría “para contrastar y alternar los tratamientos de calor”) que cierra el ciclo.

Aunque la hidroterapia llega así a su fin, el tratamiento puede combinarse con un masaje posterior, para terminar de relajar los músculos, o con tratamientos de belleza para multiplicar los efectos positivos del impacto del agua en el cuerpo. “Tras el recorrido de hidroterapia en el spa recomendamos los baños de barro o algas, masajes y aplicación de diferentes activos cosméticos para potenciar al máximo sus beneficios”, aconseja.

Compartir

Deja un comentario